Fascismo y caníbales en el Festival de Cine de Venecia

·2  min de lectura

La actriz australiana Cate Blanchett conquistó el Festival de Cine de Venecia con su papel de directora de orquesta en el filme TAR, un drama sobre el abuso de poder, la mujer homosexual y los prejuicios, una suerte de “Me too” en clave femenina.

La película, dirigida por Todd Field, narra el ascenso y la caída de Lydia Tar, una de las pocas mujeres que llega a dirigir la prestigiosa Filarmónica de Berlín, cuya carrera termina por arruinarse al quedar involucrada en denuncias de abuso sexual a mujeres.

“No es una película sobre las mujeres, sino sobre el ser humano, sobre sus debilidades”, insistió Cate Blanchett, quien quiere evitar que el filme termine por convertirse en la bandera del movimiento “Me too” femenino.

“Politizar una película es banalizarla, normalizarla. No elijo películas que sean el ‘manifiesto’ de algo o la propaganda de una idea o un pensamiento. Aunque sea correcto”, explicó la actriz que brilló por su elegancia y talento.

100 AÑOS DEL ASCENSO DEL FASCISMO

La marcha sobre Roma, un documental sobre el ascenso hace cien años del fascismo en Italia cobró una resonancia particular en el festival de Venecia por la posibilidad de que el partido derechista y nacionalista Hermanos de Italia gane las elecciones legislativas del 25 de septiembre, ya que figura como el gran favorito en todos los sondeos.

Proyectado fuera de competición, dirigido por el irlandés Mark Cousins, el documental evoca la histórica manifestación del 28 de octubre de 1922, que marcó el principio del régimen fascista y se centra en la propaganda, en la capacidad con imágenes de distorsionar la realidad, de manipular la opinión pública, un tema de actualidad por el poder además adquirido por las redes sociales.

“El fascismo sabe adaptarse a su nuevo entorno”, explicó el realizador al término de la proyección.

EL DIVO CANÍBAL DEL FESTIVAL DE CINE DE VENECIA

El joven actor franco-estadounidense Timothée Chalamet, que se ha convertido en la nueva estrella de Hollywood, sorprendió en el festival de Venecia con su papel de caníbal enamorado. El filme Bones and all, del director italiano Luca Guadagnino, que compite por el León de Oro, rodado en el corazón de Estados Unidos, es una historia de amor entre gente poco común, con una pasión incontenible por la carne humana, que no tiene más remedio que comerse por amor. N

(Con información de AFP)

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:
‘Los anillos del poder’, la multimillonaria apuesta de Amazon

Mujeres en el cine: de la indignación a la acción en la industria

Interpol: ‘Todavía nos caemos bien, es una locura’