FARC reclaman en Bogotá tras impedimento para ingresar al Congreso

El jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, en un acto en Cali, Colombia, el 30 de marzo de 2017 (AFP/Archivos | Luis Robayo)

Representantes de la guerrilla FARC de Colombia abogaron este sábado en la Plaza de Bolívar, centro político de Bogotá, por la implementación del acuerdo para superar 52 años de conflicto armado, tras el impedimento para ingresar al Congreso a participar en un acto por la paz.

El jefe negociador de la guerrilla, Iván Márquez, el comandante rebelde Pastor Alape y otros insurgentes como Victoria Sandino y Andrés París participaron en la clausura del Congreso Nacional de Paz, que se realizó en el icónico lugar aunque estaba previsto que se llevara a cabo en el Salón Elíptico del Capitolio Nacional.

"La paz es aún un sueño por conquistar", dijo Márquez durante su intervención pública, al abogar por el apoyo de diversos sectores políticos del país para implementar el histórico acuerdo firmado en noviembre, tras cuatro años de negociaciones en Cuba.

El acto en la Plaza de Bolívar, a metros de la presidencial Casa de Nariño, reunió a decenas de personas, entre ellos congresistas y líderes sociales.

El viernes los presidentes del Senado, Mauricio Lizcano, y de la Cámara de Representantes, Miguel Ángel Pinto, no autorizaron el ingreso de delegados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al recinto hasta que esta organización esté desarmada y los tribunales de paz lo autoricen.

Ese mismo día, el jefe máximo de los rebeldes, Rodrigo Londoño ("Timochenko"), calificó de "veto" la decisión.

"Es un gesto de intolerancia de las mesas directivas del Congreso", dijo por su parte el jefe negociador del gobierno con el ELN, Juan Camilo Restrepo, al término de su participación en el evento, en el que también intervinieron representantes de esa guerrilla.

Los miembros de las FARC, en el marco del acuerdo de paz, se encuentran agrupados en 26 puntos del país cumpliendo un proceso de dejación de armas que deberá terminar a fines de mayo y que cuenta con la vigilancia de Naciones Unidas.

Los congresistas tampoco permitieron el acceso de delegados del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que instaló en febrero diálogos de paz con el gobierno en Ecuador, por ser aún una organización ilegal.

El Congreso Nacional de Paz, con participación de colectivos ciudadanos, busca respaldar la aplicación del pacto con las FARC e impulsar los diálogos con el ELN, que se desarrollan desde febrero en Ecuador, para superar un conflicto armado de medio siglo.