La FAO pide mejorar la productividad forestal ante el futuro aumento de la demanda de madera

Roma, 4 oct (EFE).- La futura demanda de madera en rollo industrial obligará a mejorar la productividad forestal, ya que para el 2050 aumentará su uso en un 37 % en comparación con 2020, según las perspectivas básicas para el consumo de productos madereros procesados primarios publicadas este martes por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Así, será vital "equilibrar los objetivos de las políticas" en ese sentido, para ayudar también a solventar esta futura demanda, según el informe "Perspectivas del sector forestal mundial 2050", en el que la FAO evalúa la necesidad de madera en función del crecimiento de la población mundial, además del posible uso de este material como fuente para una economía sostenible.

Entre las principales conclusiones del documento también figura la necesidad de aumentar la asignación de capital en regiones emergentes del mundo, así como de la mano de obra bien capacitada para satisfacer esa futura necesidad de productos madereros.

Según la FAO, las inversiones requeridas para mantener y expandir la producción de madera en rollo industrial puede requerir alrededor de 40.000 millones de dólares por año hasta 2050, además de otros 25.000 millones de dólares anuales para la modernización y en el establecimiento de industrias.

Por otro lado, ese aumento que estima el organismo de la ONU requerirá "una asignación optimizada de recursos y una visión política clara de la contribución de la energía producida con biomasa forestal en la combinación de energías renovables en 2050 para satisfacer la necesidad de leña".

Esto se debe a que el uso de combustible de madera estará determinado por su futuro papel en la combinación de energías renovables, que es "controvertido" y puede ocasionar un aumento sustancial en la demanda, según la FAO.

Además, según indicó la organización, "la trayectoria de este material también estará definida por las necesidades de subsistencia de poblaciones en crecimiento en economías emergentes, que varían en función de la subida de los ingresos y la expansión de la infraestructura energética".

A raíz de esto, es necesario recordar que a finales de 2020 todavía había 2.300 millones de personas que dependían de la madera como combustible como fuente principal de energía para cocinar y calentar, explicó la FAO.

Este documento, en el que la agencia de Naciones Unidas busca identificar posibles brechas de suministro y necesidades en las industrias forestales en términos de producción de madera en rollo, inversiones industriales y empleo, se ha publicado con motivo de la 26 sesión del Comité Forestal, que se celebra hasta el próximo viernes en Roma.

(c) Agencia EFE