"Son fantasiosas las imputaciones en mi contra"

·2  min de lectura

CIUDAD VICTORIA, Tamps., marzo 20 (EL UNIVERSAL).- La información que expuso el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, ante la Sección Instructora de la Cámara de Diputados son fantasiosas imputaciones. En la audiencia quedó claro que no hay pruebas en las denuncias, aseveró el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

Tras exponer que ninguna de las casas que Santiago Nieto mostró en su presentación son de su propiedad, el mandatario fijó su postura a través de seis puntos.

En el primero, dijo que la solicitud de desafuero presentada por la Fiscalía General de la República (FGR) se basa exclusivamente en la compraventa de un departamento que fue reportado con toda puntualidad en sus declaraciones patrimoniales y fiscales.

"Resulta lamentable que Nieto Castillo exponga información que no guarda vinculación con el caso, y que además incluyera datos y conjeturas notoriamente falsas".

Según el gobernador, el titular de la UIF reconoció que no tiene vínculos con el crimen organizado: "Aceptó que no tuvo elementos para sustentar el supuesto robo de armas".

Dijo que durante la audiencia se probó que esa imputación provino de una publicación de una página de internet y no de una fuente o agencia de seguridad, como afirmó en su intervención inicial.

Como tercer punto, García Cabeza de Vaca indicó que, "como bien señaló el presidente de la Sección Instructora y pido que así se resuelva en términos de ley, sus integrantes deben desechar todas las especulaciones vertidas por Santiago Nieto Castillo, por ser evidentemente ilegales".

García acusó al titular de la UIF por violar el debido proceso de su defensa, con la difusión pública de datos que faltan a la verdad.

Afirmó que la presentación del titular de la UIF extralimitándose de sus atribuciones comprueba, de nueva cuenta, "que todo esto se trata de una embestida política con fines electorales y un linchamiento mediático".

Aseguró que la audiencia pública vulneró los derechos humanos a la presunción de inocencia y a la privacidad, "debido a que se formuló especulación sin sustento y se difundió información imprecisa y descontextualizada".