Fanatismo militante, rock y mensajes “liberadores” tras la irrupción de Javier Milei

·5  min de lectura
Javier Milei
Tomás Cuesta

Tras su discurso frente a la prensa, Javier Milei fue a hablarle a “sus leones”, como llamó a los militantes, que se apretujaban frente al Hotel Grand View. Salió agitando una bandera argentina, acompañado como siempre por su hermana Karina, la segunda de su lista Victoria Villarruel y el primer candidato a legislador Ramiro Marra, todos sin barbijo. Mientras saltaban y agitaban sus manos mientras, como en un recital, sonaba “se viene el estallido” de la Bersuit Vergarabat. Todo el grupo estaba escoltado por efectivos de seguridad vestidos con uniforme negro que junto a la figura de un león decían “Milei 2021″ en amarillo .

Sus palabras fueron bastante parecidas a las que había dicho minutos antes adentro en el Salón Diamante, volvió a repetir que en noviembre aplastarán “a las palomas” haciendo referencia a los dirigentes de Juntos por el Cambio y le agradeció a las “almas libres” que lo acompañaron con su voto. Con la camisa ya un tanto arrugada y fuera del pantalón por el ajetreado trayecto para llegar a acercarse a las vallas que lo separaban de los militantes dijo: “Gracias por tanto”.

Después el agradecimiento se descontroló. Los fanáticos saltaron las vallas y el economista y su banda, tuvieron que ser rescatados por la seguridad privada. Lo sacaron del tumulto y lograron que vuelva a entrar al hotel, mientras cerraban la puerta para evitar que ingresaran los militantes que querían festejar. “¿Estas bien?”, le consultó uno de sus guardias. Con su clásica mirada fija y un poco en shock, él estiro su camisa, se acomodó el saco y respondió: “Sí, sí”. La miró a su hermana y le consultó: “¿Vos estas bien?”, mientras se acomodaba su ropa ella afirmó con su cabeza.

Festejos en el búnker de Javier Milei por los resultados obtenidos por el candidato
Tomás Cuesta


Festejos en el búnker de Javier Milei por los resultados obtenidos por el candidato (Tomás Cuesta/)

Esto nos excede cada vez más”, dijeron a LA NACION desde su equipo. “La gente estaba como loca, querían entrar”, sumó otro. Según explicaron, no esperaban público porque no hubo convocatoria y todos los que asistieron vinieron por porque se enteraron que el búnker sería en Azcuénaga 45.

Minutos antes del desborde Milei había llegado a agradecerle a su hermana quien, entre otras cosas, maneja su agenda. En privado, según cuentan algunos colaboradores llama “la jefa”. “Quiero darle las gracias a todos los que nos dieron el voto a este maravilloso equipo y muy especialmente a mi hermana Karina con quien hemos dado esta pelea todos los días”, dijo el candidato de la Libertad Avanza y ella lo abrazó desde atrás.

A la mesa chica del libertario se suman Nicolás Emma, presidente del partido libertario, su jefe de campaña y candidato a diputado nacional y Marra, que lo acompaña a todas las entrevistas y hasta para ir a votar. Ellos tres forman su equipo más íntimo y visible. Con ellos compartió la cena del viernes previo a la elección, donde comió humus y kepe, en un restaurant armenio en Villa Crespo. El sábado escribió su próximo libro y el día de la elección después de votar a la mañana almorzó con su familia.

Javier Milei junto a su hermana, Karina, los candidatos a legislador porteño, Ramiro Marra, y a diputado nacional, Nicolás Emma, y parte de su equipo de trabajo
La Libertad Avanza


Javier Milei junto a su hermana, Karina, los candidatos a legislador porteño, Ramiro Marra, y a diputado nacional, Nicolás Emma, y parte de su equipo de trabajo (La Libertad Avanza/)

Carlos Maslatón, que ofició de maestro de ceremonia en el acto de cierre de campaña, también acompañó su campaña desde el día uno pero nunca quiso ser candidato. “No tiene un rol operativo, es un rol más político”, explican fuentes de la campaña.

Ayer, la Libertad Avanza consiguió 238.552 votos, un 13,66% que lo posicionó como tercero detrás de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. De mantenerse estos resultados en las generales, tanto Milei como su compañera Villarruel lograrían entrar a Diputados y además conseguirían cuatro legisladores en la legislatura porteña.

el Frente de Todos perdió 4,8 millones de votos y sufrió vuelcos dramáticos en distritos afines

“Para la campaña estamos muy bien”, asegura a LA NACION un integrante del equipo liberal y agrega respecto al nuevo desafío en caso de ser electos: “En estructura estamos bien, se va conformando”. Ayer, el evento lo sobrepaso y la inexperiencia se notaba a la hora de la organización. Desde el partido sin embargo ya hablan como “la segunda fuerza” y están confiados en que se quedarán con el 11,24% que obtuvo Ricardo López Murphy. “Hoy el liberalismo ya representa el 25% de los votos de la capital federal”, repitió ayer dos veces en su discurso Milei.

Cerca de la una de la madrugada, mientras el músico Emmanuel Dannan y el peluquero Rubén Orlando aguardaban en la recepción el auto para retirarse, todavía seguía llegando gente que subía al piso 26 del hotel para festejar. Según cuentan desde el partido “hubo festejos moderados” y el clima era más de “emoción” incluso Milei y Marra lloraron. “Todos se abrazaban, hablaron los candidatos y agradecieron. La mayoría es la primera vez que enfrenta una elección”, contó a este diario uno de los invitados.

Cerca de las tres de la mañana se fueron los últimos. Marra fue casi uno de ellos, se retiró antes de las dos porque en ese horario salió al aire en Crónica TV.

Milei ya se había ido hace rato. “Necesitábamos decir que Milei se había ido, que no estaba en el hotel para que la gente no quisiera ingresar”, explico alguien de su equipo a LA NACION. Como un rockstar, para evitar la salida del hotel en donde todavía se agolpaba de fanáticos, salió junto a su madre y su hermana por la cochera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.