Una espectadora le salva la vida al entrenador del equipo rival al detectarle un cáncer durante un partido

·5  min de lectura
Brian Hamilton, asistente de los Vancouver Canucks de la NHL, se abraza a la joven aficionada que le salvó la vida. (Foto: Christopher Mast / NHLI / Getty Images).
Brian Hamilton, asistente de los Vancouver Canucks de la NHL, se abraza a la joven aficionada que le salvó la vida. (Foto: Christopher Mast / NHLI / Getty Images).

El pasado 23 de octubre cambió para siempre la vida de Brian Red Hamilton, entrenador asistente de los Vancouver Canucks de la NHL. Aquel día estaba dirigiendo a su equipo en un encuentro frente a los Kraken en el Climate Pledge Arena de Seattle y, en principio, se trataba de un partido más. Sin embargo, en un momento del choque una joven aficionada local se acercó a su banquillo y comenzó a golpear el cristal. Cuando captó la atención del técnico, la chica le mostró un mensaje escrito en su teléfono móvil que decía: “El lunar de la parte posterior de tu cuello es cáncer”.

Hamilton en el banquillo de los Canucks durante un partido. (Foto: Steph Chambers / Getty Images).
Hamilton en el banquillo de los Canucks durante un partido. (Foto: Steph Chambers / Getty Images).

 

Hamilton le hizo caso a aquella chica desconocida y acudió al hospital, donde le hicieron una biopsia del lunar y descubrieron que se trataba de un melanoma maligno. Se encontraba en fase 2, lo que quiere decir que el cáncer aún no había penetrado en la capa interna de su piel. Aquel diagnóstico temprano permitió que Hamilton se pudiera tratar rápidamente de la enfermedad y se curase.

Mes y medio después, con motivo de una nueva visita de los Canucks a Seattle, el equipo publicaba un mensaje en Twitter para tratar de identificar a la joven que había salvado a su entrenador asistente. “#HockeyTwitter, necesitamos vuestra ayuda. Por favor, retuit para correr la voz y ayudarnos a conectar con la mujer a la que considera su heroína”, escribió la franquicia de hockey sobre hielo. El mensaje contenía una carta del propio Hamilton.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

“Mi nombre es Brian Red Hamilton y soy el asistente del gerente de equipo de los Vancouver Canucks. Estoy tratando de encontrar a una persona muy especial y necesito la ayuda de la comunidad del hockey. A esa mujer que estoy tratando de encontrar: cambiaste mi vida y ahora quiero encontrarte para decirte ‘muchas gracias’.

El problema es que no sé quién eres ni de dónde eres. Sé que estabas sentada detrás del banquillo de los Canucks la noche en que los Seattle Kraken jugaban su primer partido en casa. Esa noche, el 23 de octubre, y el mensaje que me mostraste en tu teléfono móvil quedarán grabados para siempre en mi memoria y han marcado una verdadera diferencia que me cambió la vida y la de mi familia. Tus intuiciones eran ciertas y ese lunar en la parte posterior de mi cuello era un melanoma maligno y, gracias a tu persistencia y al rápido trabajo de nuestros médicos, ya no está.

Quiero que todos sepáis que esto no se trata de mí. Se trata de una persona increíble que se tomó el tiempo para darse cuenta de algo preocupante y luego encontró la forma de advertirlo durante el caos de un partido de hockey haciendo todo lo posible para llamar mi atención desde las gradas mientras hacía mi labor en el banquillo de los Canucks. Estamos buscando a esta persona increíble y necesitamos que lo compartas con tus amigos y familiares para ayudarnos a encontrar a un héroe de la vida real para que pueda expresar mi más sincera gratitud”.

Una vez más, Internet hizo su magia y encontraron a la joven. La carta llegó a un grupo de Facebook de seguidoras de los Kraken donde Yukyung Nelson se dio cuenta de que se trataba de su hija. La joven en cuestión era Nadia Popovici, una estudiante de medicina de 22 años.

Hamilton y Nadia Popovici tras conocerse en persona. (Foto: Christopher Mast / NHLI / Getty Images).
Hamilton y Nadia Popovici tras conocerse en persona. (Foto: Christopher Mast / NHLI / Getty Images).

Después del partido entre los Canucks y los Kraken, se produjo el esperado encuentro entre Hamilton y Popovici, en el que por fin el entrenador pudo agradecerle a la joven que le detectara el cáncer. El momento fue compartido por la franquicia canadiense en sus redes sociales.

“Tengo una familia maravillosa, tengo una hija maravillosa y pienso que ella alargó mi vida. No me sacó de un coche en llamas como en las grandes historias, sino que me sacó de un fuego lento. Y luego los médicos dijeron que, si hubiera ignorado eso durante cuatro o cinco años, no estaría aquí”, relató Hamilton.

La estudiante de medicina estaba encantada de saber que lo pudo ayudar y reconoció que en este tiempo se había preguntado qué había pasado, ya que no sabía si leyó su mensaje. “Lo atrapé en un momento en el que todos se estaban yendo y no había nadie detrás de él y le mostré mi teléfono. Estoy muy contenta de haberlo hecho y muy agradecida a su esposa y a su padre que le animaron a ir al médico. Háganse un chequeo”, contó.

Como muestra de agradecimiento, cada una de las dos franquicias le ha dado a la joven una beca de 10.000 dólares para que pueda continuar con sus estudios de medicina.

VÍDEO | Un jugador pakistaní que nació sin manos se convierte en maestro del snooker golpeando la bola con la barbilla

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.