Famosos recuerdan la ilusión del Día de Reyes

CIUDAD DE MÉXICO, enero 6 (EL UNIVERSAL).- En este Día de los Reyes Magos algunos conductores de los matutinos Hoy, de Televisa, y Venga la alegría, de Azteca, recuerdan cómo vivieron esta fecha cuando eran pequeños y lo que transmiten a sus hijos sobre esta tradición que proviene de España. Para Andrea Legarreta es un día de celebración doble, ya que el 5 de enero es el cumpleaños de su hija Nina.

"En nuestra casa siempre llegarán los Reyes sin importar la edad, nos dan un apapacho de amor, se hacen presentes, lo disfruto mucho. Recuerdo mi Día de Reyes de chiquita de una manera muy bonita, siempre me traían dulces y alguna pijamita, es sencillo pero muy emotivo", señala a EL UNIVERSAL la conductora y esposa de Erik Rubín.

A su compañero de set, Raúl Araiza, desde pequeño le traían todo lo que pedía, como por ejemplo una bicicleta. y siempre había rosca en su casa. Yurem, quien también forma parte de Hoy, cuenta que siempre fue un niño travieso, pero aún así era disciplinado y estudioso, además de que desde temprana edad trabajaba, por eso, dice, le traían todo lo que escribía en la cartita.

"Los Reyes Magos eran increíbles para mí, de niño siempre me quedaba con la duda de cómo me traían las cosas", cuenta.

Para Laura G, quien forma parte de Venga la alegría, se trata de una tradición nueva la de los Reyes Magos: empezó a celebrarla apenas el año pasado, pues en Monterrey, de donde es originaria, no se acostumbra.

"Mis hijos iban a la escuela y decían que por qué a sus amiguitos les habían traído juguetes y a ellos no. Este año pusimos zapatitos, nos gustó mucho la ilusión; la niñez dura muy poco, son ocho años, entonces nos gusta gozarlo al cien", comparte Laura G respecto a esta celebración. Algo parecido le sucedió a Kristal Silva, quien vivió su infancia en Tamaulipas, por lo que nunca tuvo regalos de Reyes Magos, hasta que de adulta se mudó a la Ciudad de México.

"Eso sí, la rosca nunca falta porque somos de buen diente (en su familia), con el chocolatito, pero híjole es algo que debo adaptar a mi vida familiar porque seguramente mis hijos en un futuro me van a pedir regalo de reyes, que es algo a lo que yo no estoy acostumbrada", cuenta la conductora de Azteca. Uno de los menos afortunados fue Ricardo Casares, quien recuerda que los Reyes Magos siempre le traían la ropa de su uniforme escolar: "era muy decepcionante, unos pantalones grises, imagínate de niño, pero Santa Claus sí se portaba bien con nosotros".

Quien tampoco la pasó bien en cuanto al Día de Reyes es “El Capi” Pérez, pues vivió su niñez en Aguascalientes, en donde en la mayoría de las veces no llegaron los regalos que pedía, excepto en dos ocasiones. "Salieron de su ruta y me trajeron regalos, pero yo esperaba más al niño Dios, con todo respeto para los Reyes si están leyendo esto".