Las famosas que confundieron cómo había que vestir en la gala del MET

·8  min de lectura

La Gala del MET edición 2022 ya es historia. Y en la historia, en concreto en la ‘Gilded Age’ (‘Edad Dorada’) de Estados Unidos, se ha centrado este año la temática del evento donde las celebrities puedes exponer y volcar sin límites, ya que incluso la citada temática es una orientación. Nadie prohíbe la entrada a los invitados que no aciertan, y este año han sido muchos y muchas.

Sin ánimo de aburrir a quien la historia no le motive, es necesario recordar antes de profundizar en los tres errores comunes que está pasada madrugada se ha visto en la escalinata del Metropolitan Museum de Nueva York, la Edad Dorada norteamericana es el periodo de enriquecimiento y, por ende, distanciamiento de la sociedad de clases estadounidense entre 1870 y finales del siglo XIX. Fue el escritor Mark Twain quien acuñó el nombre de ‘Edad Dorada’, Lo hizo en su libro de 1873 ‘The Gilded Age: A Tale of Today’, con el que se conoce a una época de bonanza económica para muchos en Estados Unidos, y también de pobreza para otros, como bien ha recordado con su atuendo homenaje a los obreros inmigrantes de aquellos tiempos en la gala del Met el actor nominado al Oscar, Riz Ahmed. La Edad Dorada es sinónimo de opulencia y exageración, de exceso, quizá la palabra que mejor defina la moda de entonces. Quien tenía, presumía de ello sin dejarse nada guardado, y eso se tradujo en un impacto inmediato sobre todas las artes, especialmente el arte textil, que todavía no había alcanzado una categoría que todavía ahora es discutida por una parte de la sociedad.

Al no ser una temática muy concreta, sino simplemente un marco histórico, hemos asistido a una alfombra roja en la Gala del MET con muchas sombras. No tanto por las propuestas, ya que el contexto acepta todo tipo de fantasías e ideas hechas prendas que son una auténtica maravilla, sino por la interpretación histórica del periodo descrito, protagonista de la exposición anual temporal del museo neoyorquino.

Quienes SÍ acertaron

Nadie espera ante una alfombra roja del MET falsos históricos. Es decir, prendas copiadas literalmente de la época en la que se inspiran. No ocurriría nada si así fuera y, de hecho, una de las celebrities que mejor ha sabido interpretar la temática en esta edición ha sido Billie Eilish, que con un diseño de Gucci parecía, salvando las distancias, recién salida de un retrato del pintor John Singer Sargent. Pero sí espera que se note cierta documentación histórica en los looks elegidos y, sobre todo, que se utilicen como punto de partida para construir algo superior. Por ejemplo, el look en clave masculina de Miu Miu para Emma Corrin inspirándose en Evander Berry Wall, un miembro de la alta sociedad de la ciudad de Nueva York de finales del sXIX recordado, entre otras cosas, por su estilo extravagante y refinado a partes iguales. Desgraciadamente, no podemos decir que haya sido así en términos generales porque ha sido una de las ediciones en las que más errores de interpretación hemos visto.

Emma Corrin, una de las pocas que acertó en la Gala del MET con su look (Photo by Jeff Kravitz/FilmMagic)
Emma Corrin, una de las pocas que acertó en la Gala del MET con su look (Photo by Jeff Kravitz/FilmMagic)

Así lo han reflejado historiadores de la moda en sus redes sociales durante la alfombra roja como Kimberly Chrisman-Campbell, que ha criticado especialmente el mal uso del dorado. “Demasiada gente escuchó este tema y pensó: "Metalizados vagamente históricos. Os tengo”, ha escrito junto a la imagen de varios looks que ejemplifican el error más común de la noche: creer que el dorado representa la paleta de colores propia de la moda de la ‘Edad Dorada’ norteamericana.

Rachel Brosnahan (‘La maravillosa señora Maisel’) y su vestido metalizado de Altuzarra; la modelo Ámbar Valleta y su diseño de Yves Saint Laurent; la creación de Moschino para Khloé Kardashian y la que ha lucido del mismo sello la actriz MJ Rodriguez (‘Pose’); Kaia Gerber vestida de de Alexander McQueen; y Sara Sampaio y su vestido cut-out de Michael Kors son algunos ejemplos de dorados en esta gala del Met. Pero la lista es mucho más larga: Camila Mendes, Isabelle Boemeke, Charlotte Tilbury, Sabrina Carpenter, Cardi B, Megan Theo Stallion y la ganadora del Oscar, Ariana de Bosé, estas dos últimas también con piezas de Moschino, han caído en ma obviedad equivocada de apostar por este tono metalizado que evoca al oro.

Rachel Brosnahan en la gala del MET con un vestido dorado (Photo by Kevin Mazur/MG22/Getty Images for The Met Museum/Vogue )
Rachel Brosnahan en la gala del MET con un vestido dorado (Photo by Kevin Mazur/MG22/Getty Images for The Met Museum/Vogue )

Luego hay vestidos más o menos acertados en función de los gustos, pero todas coinciden en los mismo: el dorado. Eso sí, se lleva la palma Cara Delevingne, que ha optado por la versión body painting al lucir decorado con pintura dorada su torso al completo.

La paleta de colores

Hay que reconocer que son muchas las estrellas invitadas que sí han acertado con los detalles de estilo propios de la ‘Edad Dorada’. Se han visto combinaciones de tejidos de máxima calidad, texturas exageradas, largas colas arrastrando por el suelo de la entrada del popular museo, encajes, corsés, detalles accesorios como los lazos y volantes, guantes de ópera, clave en el ocio de las élites de la época, o los polisones, esa especie de semijaula que marca un contraste extremo con las cinturas ajustadas típicas de la épocas.

Y como la propia historiadora del arte Kimberly Chrisman-Campbell ha reconocido en un momento posterior de la gala, también “el volumen y los colores joya —verde esmeralda, amarillo topacio, azul zafiro o azul turquesa, entre otros, lo son—” han hecho acto de presencia gracias a propuestas de mujeres como Madelaine Petsch, Denée Benton, Anitta, Sarah Jessica Parker o la modelo Gigi Hadid, que ha sorprendido con un plumas XXXL de Versace. Pocas prendas más opulentas que un abrigo en una época donde los eventos públicos eran The place to be para mostrar el poder económico a través del estilos. La de Hadid es una interpretación libre en base a las tendencias actuales, pero la referencia histórica se aprecia y detecta muy bien en su outfit granate.

Gigi Hadid en la gala del MET con su reinterpretación del dress code del evento (Photo by Taylor Hill/Getty Images)
Gigi Hadid en la gala del MET con su reinterpretación del dress code del evento (Photo by Taylor Hill/Getty Images)

Sin embargo, la paleta de colores ha tenido un segundo protagonista equivocado en el MET después del dorado: el negro. No vamos a poner un pero a este color, y menos en un contexto de etiqueta como una gala así, pero el negro no es un color propio de la ‘Edad Dorada’, leimotiv del evento este año. Pese a ello, ha sido una elección común: Kate Moss, Kendall Jenner, Maude Apatow, Sophie Turner, Katy Perry, Venus Williams, Vanessa Hudgens o Nicki Minaj lo han lucido con mayor o menor acierto. Nada que ver, por ejemplo, el vestidazo de Prada de Kendall Jenner, este sí muy opulento, que el traje que ha escogido para la ocasión Venus Williams, con el que podría ir el lunes a la oficina a trabajar si ese fuera su lugar de trabajo. Pero todas han perdido la ocasión de brillar con luz propia, nunca mejor dicho, con alguna de las muchas opciones de la paleta propia de la ‘Gilded Age’.

Kendall Jenner en la gala del MET con vestido negro (Photo by Taylor Hill/Getty Images)
Kendall Jenner en la gala del MET con vestido negro (Photo by Taylor Hill/Getty Images)

También lo han hecho, por último, quienes han optado por la fantasía mal entendida o, directamente se han equivocado de época. Quizá leyeron mal la temática de la gala nombres como Janelle Monae, que ha llevado su cabeza cubierta con una especie de cota de malla al más puro estilo caballero medieval firmada por Ralph Lauren; HoYeon Jung, que ha aparecido con un diseño corto, minifaldero, más propio de un siglo posterior a la década que se homenajeaba; Lily Aldrigde y los 170.000 cristales que cubrían su vestido de Khaite; o Emma Stone y Daisy Edgar-Jones, que han optado por diseños de flecos y brillantes que recuerdan más a los ‘Felices años 20’ que a la ‘Edad Dorada’.

Emma Stone en la gala del MET con vestido de flecos (Photo by Ilya S. Savenok/Getty Images for The Mark)
Emma Stone en la gala del MET con vestido de flecos (Photo by Ilya S. Savenok/Getty Images for The Mark)

En definitiva, ha sido una Gala del MET con muchas luces y sombras como en todas las ediciones. Estas últimas también hay que resaltarlas porque suponen una oportunidad perdida en un contexto único, la alfombra roja del MET, para mostrar el arte de la moda de Alta Costura al mundo, especialmente a los escépticos, que sí suelen prestar atención a este tipo de eventos tan mediáticos.

Más historias que te puedan interesar

VÍDEO: La conexión de Anya Taylor-Joy con Harry Potter que la salvó en su infancia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.