Las familias claman contra la suspensión de pesquisa por explosión de Beirut

·3  min de lectura

Beirut, 29 sep (EFE).- Familiares y amigos de las víctimas de la explosión que en agosto de 2020 causó más de 200 muertos y 6.500 heridos en Beirut se congregaron hoy en la capital libanesa para pedir justicia, después de que la investigación quedase suspendida el pasado día 27 por una petición para relevar al juez a cargo del caso.

Más de 200 personas protestaron frente al Palacio de Justicia portando banderas del país, fotografías de los fallecidos y pancartas en las que se podían leer lemas como "Ningún inocente tiene miedo de presentarse ante la Justicia", "El sistema represor necesita represión" o "No olvidaremos".

Después de que el primer magistrado en liderar la investigación fuese apartado a comienzos de este año a petición de dos exministros imputados en el caso por negligencia, su sucesor se enfrenta ahora a otra demanda presentada por un parlamentario al que pretendía interrogar y que hace dos días logró poner en suspenso la pesquisa.

Organizaciones de derechos humanos han denunciado reiteradamente la obstrucción a la investigación por parte de una serie de ex altos cargos que se han amparado en su presunta inmunidad para no declarar ante el juez, impidiendo avances significativos en el proceso casi 14 meses después de la tragedia.

El portavoz de la Asociación de Familias de las Víctimas, Ibrahim Htet, explicó a Efe durante la protesta que los argumentos presentados para relevar al actual magistrado, Tarek Bitar, son "muy frágiles" y denunció que se están "manipulando las leyes" para apartarle del caso.

"Estamos aquí para demandar justicia y la verdad, y apoyar al sistema judicial y a cada juez decente y honesto. Pedimos a todos los libaneses que respalden al juez Bitar (...) Nadie debe interferir en las decisiones de los jueces", dijo a Efe, por su parte, George Bezjian, que perdió a una hija en la explosión.

También la joven Rita Doumit, amiga de uno de los fallecidos, denuncia que si los políticos "no fuesen culpables no estarían armando este lío para echar al juez, traer a otro y que el proceso empiece otra vez de cero", al agregar que además están siendo "encubiertos" por el grupo chií Hizbulá.

Pocos días antes de la suspensión de la investigación, el jefe de seguridad de Hizbulá, Wafiq Safa, amenazó supuestamente a Bitar con despacharle por medios legales u otros alternativos, un incidente que estudian ahora las autoridades libanesas.

Durante la concentración de hoy, los asistentes comenzaron a corear al unísono "Terrorista, terrorista, Hizbulá es terrorista" tras un breve altercado violento con los efectivos desplegados a las puertas del Palacio de Justicia.

Para el abogado Gilbert Abi Aboud, que ha estado involucrado en el asesoramiento legal a los familiares de las víctimas, la clase dirigente pretende que solo se juzgue a "personal de seguridad de bajo rango y a personal político administrativo", según mantuvo en declaraciones a Efe.

Los cientos de toneladas de nitrato de amonio que explotaron en Beirut llevaban años almacenadas en el puerto de la ciudad sin medidas de seguridad y líderes como el presidente libanés, Michel Aoun, y el entonces primer ministro, Hasan Diab, han reconocido que sabían de su existencia antes de la tragedia.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.