Los familiares de las víctimas de Covid repudiaron los dichos de Gabriela Cerruti y pidieron respeto

Las piedras que simbolizan a los fallecidos por Covid durante la pandemia, en la Plaza de Mayo
Las piedras que simbolizan a los fallecidos por Covid durante la pandemia, en la Plaza de Mayo - Créditos: @Ignacio Sánchez

“Fue como un mazazo en la cabeza para mí”, dijo Carmen Garzón Maceda, esposa de Fernando Armelin, de 62 años, víctima mortal de Covid, sobre los dichos de la portavoz de la presidencia, Gabriela Cerruti, quien descalificó ayer el monumento ubicado en Plaza de Mayo para recordar a los fallecidos durante la pandemia de coronavirus.

Su sentir no es aislado. La politización de las muertes y “la falta de empatía” de la funcionaria fueron las principales críticas de familiares de personas que murieron durante la pandemia.

Alerta en Santa Fe por la suba de casos de picaduras de alacranes: la especie más peligrosa, síntomas y consejos

“No se puede politizar una cosa así, pero lo hacen. El Gobierno sigue de fiesta por este tema. Lo hablan con mucha liviandad, como si fuese algo que nunca pasó. Pero no es así, yo sigo llorando la muerte de Fernando, que murió porque alguien se puso una vacuna antes que él [en referencia al denominado vacunatorio vip]”, explicó a LA NACION Garzón Maceda, quien agregó: “Cada tanto aparecen estas cosas como lo que dijo Cerruti y me provoca mucho dolor. No nos permiten hacer el duelo en paz”.

“La derecha ha puesto sus piedras recordando a los muertos por Covid”, se la escuchó decir a la portavoz presidencial sobre el monumento a los muertos por coronavirus ubicado en la Plaza de Mayo. Fue en un video que ella misma subió a su cuenta de Instagram, en el que se la veía en el balcón de la Casa Rosada, en medio de una recorrida por la sede del Poder Ejecutivo, junto a la ministra de Igualdad española, Irene Montero, y su par nacional, Ayelén Mazzina.

El pedido de disculpas llegó un día después, en la mañana de hoy, a través de su cuenta oficial de Twitter. “Lamento profundamente si algún familiar de víctimas del Covid que ha homenajeado a sus seres queridos dejando simbólicamente piedras, se sintió ofendido por mis palabras. Les pido sinceras disculpas y reitero mi respeto y acompañamiento al dolor y al duelo”, escribió Cerruti.

Si bien Garzón Maceda precisó que ella no puso una piedra en el monumento de la Plaza de Mayo porque, según señaló, en ese momento “no tenía espalda”, comentó que un familiar de su esposo sí lo hizo para recordarlo. “Yo tengo una piedra en mi casa”, indicó.

Fernando Armelin recibió la primera dosis diez días antes de que se contagiara. No llegó a inocularse con la segunda vacuna. Al respecto, su esposa enfatizó: “Lo podrían haber vacunado antes. Nadie nos pide perdón ni nos explican qué pasó y por qué no aceptaron las vacunas en tiempo y forma”.

En la misma línea, Pedro Pagani, esposo por casi 40 años de Irene Beatriz Yasinovsky, comentó en diálogo con LA NACION que los dichos de la vocera presidencial “coinciden con la actitud del gobierno en general”.

Dolor y respeto

“Es muy triste lo que dijo Cerruti. Uno tiene un dolor que lo ha ido sobrellevando como puede, y que nos toque escuchar cosas como esta es una falta de respeto”, señaló Pagani. Su mujer, de 74 años, falleció de Covid el 23 de julio del año pasado cuando esperaba por la segunda dosis de la vacuna.

“Se contagió por ir a darle el pésame a una persona conocida. Yo también me contagié, pero como tenía dos vacunas me salvé. Todos los días iba a preguntar por su segunda dosis. Me ha quedado un dolor muy grande”, detalló Pagani. “Es muy triste que siempre quieran tener razón. No le pueden faltar al respeto así a la gente”.

Anuario LA NACION; Sociedad; Pandemia; covid-16; Protestas
Miles de manifestantes colocaron piedras para recordar a los 130.000 muertos por el Covid - Créditos: @Fabian Marelli

Lautaro Luna, de 29 años, era de Los Cóndores, Calamuchita, una pequeña localidad en la provincia de Córdoba. Falleció en Río Cuarto en junio del año pasado. Su madre, Silvia Cappelletti, hoy habla de “falta de empatía y de humanidad” sobre los comentarios de la funcionaria nacional.

“Lo tomé como una falta total de respeto, de empatía, y de humanidad. No hay bronca ni odio, porque no hay lugar para eso. Nada puede devolver a un ser querido”, comentó Cappelletti a LA NACION. Y explicó la forma en que hizo llegar la piedra en memoria de su hijo hasta la Plaza de Mayo: “La colocó gente maravillosa que cuando se organizó la marcha, de manera espontánea, la hicieron llegar para que Lautaro tuviera un lugar y fuera recordado. Yo no pude moverme los 700 km que implicaba viajar desde Los Cóndores”.

Además, Cappelletti sumó: “Saquemos lo político de esto. Las piedras son almas. El alma de los muertos y de sus familias destruidas. Fue lo único que pudimos poner para tener memoria de lo que pasó. Si hubieran llegado las vacunas, no habría una piedra sino que estaría la persona en su casa con su familia”.

A partir de su reclamo, recordó lo que sucedió el 17 de octubre del año pasado, cuando militantes justicialistas pisaron las piedras y quitaron carteles y fotos del monumento que recuerda a las víctimas de la pandemia. A partir del reclamo de que no se politice este tema, Cappelletti enfatizó: “En cualquier país civilizado del mundo hay un memorial para recordar las víctimas del Covid, para poder llevarles una flor o una vela. Menos acá, que jamás se hizo memoria, jamás en ningún acto presidencial se hizo un minuto de silencio por las víctimas”.

“Ese monumento fue algo que hicimos para recordar. Es como si fuera un cementerio, porque a mí a mi hijo me lo devolvieron en una cajita que no sabía lo que tenía”, comentó Alejandro Coscarelli, padre de Nicolás Coscarelli, de 30 años, fallecido por Covid el 30 de abril del año pasado.

Respecto del video en que se la escucha a Cerruti descalificar el memorial ante autoridades del gobierno español, Coscarelli indicó que fue otro golpe muy duro. “La pérdida de un hijo es algo que se sale de lo que es la vida, y hasta el día de hoy no encuentro explicación”, concluyó.