Familiares de opositores presos en Nicaragua: “No queremos otra desgracia”

·2  min de lectura

Managua, 2 may (EFE).- Los familiares de los opositores detenidos en Nicaragua calificaron este lunes de “gravísima” la situación de los denominados “presos políticos” en prisión, y mostraron su temor ante “otra desgracia”, en referencia a la muerte de un reo en febrero pasado.

“Todas las vidas de los prisioneros están en peligro, y su salud día a día se deteriora, unos ahorita están en casos críticos, no queremos otra desgracia, no queremos otra muerte dentro de esas cárceles”, dijo Victoria Cárdenas, esposa del líder opositor Juan Sebastián Chamorro.

En una denuncia pública emitida cuatro días después de visitar a los convictos, los familiares dijeron que comprobaron “con extrema preocupación un deterioro generalizado en la salud, causado por lo que entendemos es una política sistemática de torturas dirigida a quebrar sus cuerpos y mentes. Ante esta gravísima situación lanzamos un S.O.S. al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional”.

Los familiares denunciaron que los “presos políticos” padecen desnutrición, alergias, quemaduras en primer y segundo grado, problemas cardíacos y de presión arterial, padecimientos mentales, hongos o despigmentación de la piel, lesiones en la espalda, o falta de dentadura.

En la denuncia, los familiares solicitaron una vez más al Gobierno del exguerrillero sandinista Daniel Ortega que pase a régimen de arresto domiciliario a los que tienen más de 60 años y los que necesitan atención médica especializada.

“Estamos llegando a un punto donde los deterioros van a ser irreversibles, los daños van a ser permanentes, no es necesario que saquen a las personas hasta que ya no puedan ser ni siquiera atendidas en hospitales, lo estamos advirtiendo”, sostuvo la esposa del líder disidente Félix Maradiaga, Bertha Valle.

Por su parte, la familiar de Ana Margarita Vijil y de Tamara Dávila, Ana Álvarez Vijil, lamentó que “no nos estamos enfrentando a negligencia, al ejercicio arbitrario por parte de unos o dos funcionarios, es una política de dolor, daño y sufrimiento (…), es un crimen atroz, injustificable y de lesa humanidad, que ninguna amnistía nunca podrá borrar”.

Los familiares también denunciaron que, en la última visita, fueron víctimas de “acoso constante y falta de privacidad”, así como de “agresiones sexualizadas durante requisas a mujeres, tocamientos a genitales y senos”, entre otras.

En la denuncia sobresalieron los familiares de más de 40 personas capturadas en 2021, una ola de arrestos contra líderes opositores y críticos del Gobierno de Nicaragua, en el contexto de las elecciones generales de noviembre de ese año, en las que el Ortega obtuvo una nueva reelección, con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, y con siete de sus adversarios en prisión más en el exilio.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.