Familiares de la matanza de Parkland se dejarán oír en audiencia de sentencia

Miami, 28 oct (EFE).- Los familiares de los 17 asesinados por Nikolas Cruz, quien se libró de la pena de muerte por la matanza que cometió en febrero de 2018 en una escuela de Parkland, en el sur de Florida (EE.UU), a cambio de cadena perpetua, podrán desahogarse el próximo 1 de noviembre en una audiencia en la que se hará oficial la sentencia.

Especialistas jurídicos detallan este viernes que los familiares, entre los que también estarán los de los 17 heridos, tendrán derecho a expresarse durante la audiencia en la que está previsto que se oficialice la recomendación del jurado del pasado 13 de octubre de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional para Cruz.

La opinión de los familiares, la mayoría de los cuales mostró públicamente su indignación y rabia, no tendrá efecto para que la jueza del Tribunal del Circuito Judicial 17, Elizabeth Scherer, ratifique lo que recomendó el jurado compuesto por 12 miembros, pero, al menos, pueden suponer un alivio por permitirles expresarse públicamente.

El especialista legal David Weinstein señaló al canal local WPLG que los familiares tendrán derecho a expresar ante la corte porque creen que el castigo para Cruz debió ser la pena capital, que es lo que muchos de ellos pedían.

Cruz, que ahora cuenta con 24 años, podía haber sido sentenciado a la pena de muerte, pero bajo las leyes de Florida eso requería unanimidad por parte de los 12 miembros del jurado en al menos uno de los 17 cargos por homicidio que afrontaba, lo que, finalmente, no ocurrió.

La audiencia del martes 1 de noviembre, que algunos medios señalan que podría continuar hasta el día siguiente dependiendo de cuántas víctimas hablen, estará abierta para el total de 34 familiares de víctimas de la matanza, los de los 17 fallecidos y 17 heridos.

Según Weinstein, se vivirán momentos de gran emotividad, ya que los familiares dirigirán sus declaraciones tanto a Cruz, que se prevé esté presente en la sala, como a la jueza.

Manuel Oliver, el padre de Joaquín Oliver, uno de los 17 fallecidos en el tiroteo de la escuela, dijo a EFE el pasado 13 de octubre, minutos después de conocerse la decisión del jurado, que el hecho de que Cruz pase el resto de su vida en prisión supone una falla en el sistema judicial de Estados Unidos.

La declaración de los familiares adquiere simbolismo por tratarse además del último paso antes de que la jueza imponga, según está previsto, la sentencia recomendada por el jurado.

Conocida la recomendación del jurado, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, lamentó que no bastara una mayoría simple para mandar a Cruz al corredor de la muerte y aseguró que estará abierto a revisar la legislación.

El sentenciado entró el 14 de febrero de 2018 con un rifle de asalto a la escuela Marjory Stoneman Douglas, donde abrió fuego de forma indiscriminada dejando un saldó de 17 muertes, matanza que desató un movimiento a favor del control de armas entre algunos sectores de la sociedad de EE.UU.

(c) Agencia EFE