Familiares en el Gobierno, un nudo que buscan desatar

Maia Jastreblansky

En el gabinete de Alberto Fernández hay al menos siete familiares de ministros que fueron oficializados en los últimos días. Primos, hermanos, tíos, sobrinos y cuñados de las figuras más importantes del gabinete fueron designados vía Boletín Oficial. El Gobierno interpretó que esos casos no incumplen el decreto que dictó Mauricio Macri como respuesta a las críticas por el presunto nepotismo en su gestión.

Tanto el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, como el ministro de Defensa, Agustín Rossi; el canciller Felipe Solá; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; el ministro de Salud, Ginés González García, y la titular de PAMI, Luana Volnovich, tienen parientes que fueron designados en la administración nacional en los últimos días.

El equipo de Fernández estudió, puertas adentro, caso por caso y avanzó con esos nombramientos aunque, a un mes de su asunción, todavía no derogó el decreto de Macri de 2018 que prohíbe las designaciones de personas "con algún vínculo de parentesco tanto en línea recta como en línea colateral hasta el segundo grado" con los funcionarios con jerarquía de ministro.

El Presidente está decidido a derogar el decreto de Macri de 2018 y a reemplazarlo por uno nuevo. "Para resolver de verdad el problema del nepotismo tiene que haber un nuevo decreto que sea más moderno, más equitativo y menos careta", resumió un alto colaborador de la Casa Rosada.

Todos los nombramientos bajo la lupa quedarían a salvo por un aspecto que haría jugar la gestión de Fernández: la "idoneidad" para ocupar el cargo.

Según pudo reconstruir LA NACION, la idea que toma más fuerza es la de limitar la designación de familiares directos de ministros solo cuando se pretenda su nombramiento en la misma cartera. Esa prohibición, además, correrá siempre y cuando la persona "no acredite experiencia" en la materia vinculada a su trabajo. Hoy hay varios borradores en discusión, fruto del estudio de la normativa internacional.

Si el nuevo decreto tiene ese espíritu, es muy probable que ninguno de los familiares que hoy están designados deban apartarse del Estado.

"Nepotismo es que la persona nombrada llegue por acomodo y no tenga experiencia", aseguró un funcionario. En definitiva, Alberto Fernández considera que la norma de familiares de Macri es "absurda".

La letra chica y la versión final del nuevo decreto de Fernández todavía no están definidas en la Secretaría Legal y Técnica y es probable que las espadas jurídicas de Fernández sigan analizando los alcances de la normativa en los próximos días.

"Es un tema que se tiene que resolver, pero no hay urgencia", aseguran en Balcarce 50.

Los casos

El Gobierno designó a Francisco Cafiero (primo del jefe de Gabinete) secretario de Asuntos Internacionales en el Ministerio de Defensa, y a Mario Cafiero (tío del jefe de Gabinete e hijo del histórico dirigente del PJ, Antonio Cafiero), presidente del Inaes en el Ministerio de Desarrollo Social.

De familia política, cerca de Santiago Cafiero destacaron a LA NACION que ambos funcionarios tienen "militancia y trayectoria en el Estado". Esos casos, sin embargo, no están hoy alcanzados por la normativa de Macri que habla de parentesco "hasta segundo grado", y que, por lo tanto, solo contempla a padres, hijos, hermanos, abuelos, nietos, suegros y cuñados, si se tienen en cuenta los vínculos por consanguinidad y afinidad.

Guillermo Justo Chaves fue nombrado jefe de gabinete en la Cancillería, que comanda la pareja de su hermana, Felipe Solá. Miembro fundador del Grupo Callao, la usina que armó Alberto Fernández cuando ni siquiera soñaba con la presidencia, su caso pasó el filtro de la Secretaría Legal y Técnica porque Solá convive, pero no está casado, con la hermana de Chaves.

Tres días después de la asunción de Fernández, la directora ejecutiva de PAMI, Luana Volnovich, nombró a su hermano Guido gerente del organismo. Ante la consulta de este medio, desde el entorno de Volnovich señalaron que el caso no está alcanzado por el decreto porque, consideraron, el PAMI no tiene rango de ministerio. El decreto de Macri sin embargo alude a "organismos descentralizados". Fernández presentó a Volnovich junto al resto de su gabinete antes de asumir.

Francisco "Pancho" Meritello fue oficializado esta semana como secretario de Medios y Comunicación Pública. Es el cuñado de Beliz, secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia. En el Gobierno aseguran que el decreto de Macri no se aplica a este caso, aunque se trata de una relación de parentesco de segundo grado "por afinidad", no exceptuada explícitamente por la normativa. "¡Que se vaya Beliz!", bromeó en los últimos días un funcionario atento a la situación, en alusión a uno de los hombres claves de la Casa Rosada.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, nombró a su primo segundo, Sergio Rossi, secretario de Estrategia y Asuntos Militares en esa cartera. Agrimensor, ya había cumplido funciones en ese ministerio durante el kirchnerismo. También asesoró al Frente de Todos en materia de defensa durante la campaña. Desde el oficialismo destacaron la experiencia de Sergio Rossi en la administración pública.

El diputado provincial Lisandro Bonelli fue designado jefe de gabinete del ministro de Salud, Ginés González García, su tío. Se trata, de todos modos, de un caso que no infringe la regla de "parientes de segundo grado" que fijó Macri.

Hay otros apellidos "familiares" dentro el Poder Ejecutivo Nacional. En el Banco Nación desembarcó Ángel Francisco Mercado, familiar de Alicia Kirchner y casado con la exgobernadora Lucía Corpacci. También fue nombrado en esa entidad Raúl Garré, el hermano de la exministra de Defensa del kirchnerismo, Nilda Garré.

La discusión alrededor de las designaciones de familiares de funcionarios públicos se dio a comienzos de 2018, durante el mandato de Macri, cuando se conoció que la empleada doméstica del entonces ministro de Trabajo Jorge Triaca estaba nombrada en un gremio intervenido por la Justicia y que además Triaca tenía otros familiares que trabajaban en la órbita del Estado, como su esposa, su cuñado y dos de sus hermanas.

En reacción a los cuestionamientos por ese caso, Macri firmó un decreto que estableció límites a las designaciones en el Estado. Pero finalmente, aunque se conoció una treintena de casos, por los límites establecidos por ese decreto solo doce familiares de ministros debieron dejar sus cargos en el macrismo.