Una familiar denunció a Alperovich por abuso sexual y pidió protección policial

Fabián López

Alperovich fue gobernador por tres mandatos de Tucumán, alineado con el kirchnerismo

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- El exgobernador tucumano y actual senador nacional del Frente de Todos, José Jorge Alperovich, fue denunciado penalmente ayer por una sobrina que lo acusó de haberla violado en reiteradas ocasiones durante el último año y medio.

La joven, de 29 años, hija de un primo del exmandatario peronista, se presentó personalmente, sin su abogado, en los tribunales penales de la capital tucumana para realizar la denuncia. La causa, que fue caratulada como "abuso sexual con acceso carnal", quedó en manos de la fiscal María del Carmen Reuter.

Paralelamente, la víctima, a través del abogado Ricardo Santoro, realizó otra presentación contra Alperovich ante la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), en Buenos Aires, dado que los abusos sexuales habrían ocurrido en ambos distritos, entre fines de 2017, cuando se sumó al equipo de colaboradores de Alperovich, y mayo de 2019. También pidió protección policial.

El senador, muy cercano políticamente a la expresidenta Cristina Kirchner, negó las acusaciones y presentó una demanda contra la denunciante por amenazas.

Ayer mismo la denuncia fue girada a la Cámara del Crimen de los tribunales porteños, que determinó que la investigación sea tramitada por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 35 de la Capital Federal. La mujer también publicó una carta abierta en la que brindó detalles escalofriantes de los abusos que habría sufrido por parte de Alperovich, quien fue gobernador de Tucumán por tres períodos consecutivos, entre 2003 y 2015, y que tiene mandato como senador nacional hasta 2021.

Alperovich se enteró de la denuncia en Miami, donde viajó el pasado fin de semana junto a algunos familiares, según confirmaron a LA NACION fuentes de Migraciones.

El senador kirchnerista utilizó su cuenta de Twitter (@JAlperovichOK) para desmentir las acusaciones en su contra. "Son todas mentiras", aseguró Alperovich, quien difundió el nombre de la denunciante, a quien a su vez denunció por supuestas amenazas.

El caso es la denuncia más importante por abuso sexual hasta el momento que involucra a un político. El año pasado había sido denunciado por una secretaria el senador radical Juan Carlos Marino, pero posteriormente fue sobreseído.

"No escribo para convencer a nadie de nada. Estoy aquí contra la opresión del silencio y por la necesidad de recuperar mi vida, de sanar llamando a las cosas como son, sin suavizarlas ni teñirlas, poniéndole al monstruo nombre y apellido. Cuando no le ponés nombre, no existe. El mío se llama José Jorge Alperovich, mi tío segundo y jefe, por quien fui violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre de 2017 hasta mayo de 2019", expresó la víctima en una larga nota que difundió ayer. "No quería que me besara. Lo hacía igual. No quería que me manoseara. Lo hacía igual. No quería que me penetrara. Lo hacía igual. Inmovilizada y paralizada, mirando las habitaciones, esperando que todo termine, que el tiempo corra", relató en otro párrafo.

En la presentación judicial, a la que LA NACION tuvo acceso, la sobrina de Alperovich admitió que siente "un profundo miedo" por su integridad personal, ante lo cual solicitó que se dicte una orden de restricción de acercamiento contra el senador nacional y que se le asigne una custodia de la Policía Federal o de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

La Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 10 de la Capital Federal, interinamente a cargo del fiscal Santiago Vismara, informó después que "como primera medida, y antes de tomar la declaración testimonial de la víctima, la Fiscalía requirió al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 35 que disponga de una consigna policial a los fines de resguardar la seguridad de la denunciante".

En la denuncia, la víctima informó que desde 2015 trabajaba en el Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad de Tucumán, con funciones de ceremonial y protocolo, hasta que fue asignada como "asistente personal" de Alperovich. Agregó que en noviembre de 2017 se sumó a su equipo de trabajo, para encargarse de la agenda diaria del exgobernador. En la presentación judicial, la víctima relató que fue abusada sexualmente por su tío el 14 de diciembre de 2017 y el 27 del mismo mes y año en un departamento que Alperovich posee en Puerto Madero, en Buenos Aires, y que otros dos hechos ocurrieron en una casa de la capital tucumana que el exgobernador utilizaba como sede de campaña.

Alperovich respondió por las redes sociales al decir: "He tomado conocimiento por los medios de las denuncias radicadas por Florencia León. Al respecto, deseo negar enfáticamente los hechos que denuncia. Cuento con numerosas pruebas y testigos que demuestran mi inocencia y la verdad", escribió Alperovich. Y agregó: "Ya he dado instrucciones a mis abogados para ponerme a disposición de la Justicia para aclarar lo sucedido, pues es en ese ámbito donde se debe dilucidar lo ocurrido".

Además, Alperovich dijo que ya había denunciado a la joven ante la Justicia por supuestas amenazas. "Por otra parte, informo que desde hace tiempo he sido víctima de amenazas y exigencias indebidas por parte de quien ahora se presenta falsamente como víctima y ya con anterioridad promoví la denuncia y la investigación pertinente ante la Justicia", detalló el exgobernador.

No es la primera vez que Alperovich queda en el ojo de la tormenta por su trato con las mujeres. En abril último el senador peronista había recibido fuertes críticas luego de haber incomodado con comentarios machistas a la periodista tucumana Carolina Servetto, en medio de una entrevista para el noticiero del diario La Gaceta. "Esta chica me encanta, es el perfil que a mí me gusta. Sos una preciosura", lanzó esa vez Alperovich, ante lo cual Servetto se mostró sorprendida e incómoda.

Cuando la periodista le preguntó por qué no había aceptado las invitaciones previas al programa en el marco de la campaña electoral, Alperovich volvió a sorprender con sus comentarios: "No te sale ponerte en mala, ¿sabés? No te sale. A mí me hacés acordar a mi señora vos".

En 2014, en tanto, se hizo pública una supuesta relación sentimental entre el entonces gobernador de Tucumán y la modelo Marianela Mirra, ganadora de la edición 2008 del reality Gran Hermano. Cuando fue consultada sobre el tema, la esposa de Alperovich, la exsenadora nacional Beatriz Rojkés, negó el presunto romance. "La verdad no sé cómo expresarme en estos temas, lo único que puedo decir es 'pobre chica que se la vincule con un viejito y abuelo'", respondió, con tono irónico y algo nerviosa, Rojkés.

Según pudo constatar LA NACION, la esposa de Alperovich no viajó con su marido a Miami el pasado fin de semana.

El único familiar del exmandatario que salió a defenderlo públicamente de la denuncia por violación en su contra fue su hijo mayor, Gabriel Alperovich, quien le dedicó un posteo en Instagram. "Pongo las manos en el fuego por vos, la verdad saldrá a la luz y quedará demostrado que todo esto es una gran mentira en la que te involucraron, realmente no sé con qué fin", escribió el joven.