Familia de presa política bielorrusa exige respuestas tras su hospitalización

Moscú, 30 nov (EFE).- La familia de la líder opositora bielorrusa María Kolésnikova, condenada en 2021 por el régimen de Alexandr Lukashenko a 11 años de prisión y que fue ingresada de urgencia el lunes en un hospital de la región de Gómel, exigió hoy explicaciones a la prisión y el Gobierno sobre su estado de salud.

"Como familia de María, queremos y tenemos derecho a saber la verdad sobre su salud, los motivos de su hospitalización y las condiciones de aislamiento donde pasó sus últimos días" antes de ser ingresada, dijo su hermana Tatiana Jomich.

Sus palabras las recoge el equipo del encarcelado exaspirante a la Presidencia bialorrusa, Víktor Babariko, antiguo jefe de Kolésnikova, en su cuenta de Telegram.

Según la oposición bielorrusia, el hospital de Gómel no responde a las llamadas telefónicas y la prisión tampoco informó de su ingreso.

Finalmente su abogado pudo averiguar que el estado de salud de Kolésnikova, considerada prisionera de conciencia y ganadora de los premios Sájarov, Carlomagno y Havel de Derechos Humanos por su lucha por una Bielorrusia democrática, está en cuidados intensivos.

Su estado es "estable aunque grave", añade el equipo de Babariko, empresario condenado a 14 años de prisión por supuesto fraude y lavado de dinero, y que fue detenido antes de poder siquiera participar en las elecciones presidenciales de 2020, calificadas de fraudulentas por la oposición y Occidente.

Según esta fuente, Kolésnikova, que fue la jefa de campaña de Babariko, fue llevada al hospital con una "patología quirúrgica y operada el lunes".

También afirma que, con anterioridad se supo que la opositora estuvo en una celda de castigo, sin conocer los motivos o la fecha en la que fue trasladada allí.

"Qué pasa con Masha (diminutivo de María) ahora? ¿Cómo se siente ella? ¿Por qué está en el hospital? ¿Por qué fue trasladada previamente a una celda de castigo? Por qué no se le permitió a un abogado verla tres veces? ¿Por qué no hicieron caso a las denuncias del abogado, en las que señalaba preocupación por el estado de salud de Masha? ¿Por qué la prisión sigue presionando a Masha y violando sus derechos? La lista de preguntas es larga, me gustaría escuchar las respuestas", señaló Tatiana.

El portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Ned Price, afirmó en Twitter que "el régimen bielorruso es plenamente responsable de la salud y el bienestar de María Kolésnikova y otros 1.440 presos políticos. Los responsables rendirán cuentas".

La presidenta del Parlamento Europeo (PE), Roberta Metsola, se mostró preocupada en Twitter por el ingreso de Kolésnikova, y reafirmó su apoyo a ella y a todos los que luchan por una Bielorrusia libre.

Koléshnikova era una estrecha aliada de la líder opositora en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya, durante la campaña electoral y las multitudinarias protestas antigubernamentales de 2020.

Se hizo muy conocida al formar tras la detención de Babariko el trío de mujeres junto a Tijanóvskaya y Veronika Tsepkalo para apoyar a la primera en las elecciones presidenciales, en las que Lukashenko fue reelegido con más del 80 % de los votos, según datos oficiales.

Kolésnikova fue detenida y encarcelada después de negarse a ser deportada del país por el KGB bielorruso y romper su pasaporte.

Todos los miembros del presídium del Consejo Coordinador creado para el traspaso pacífico de poder tras el estallido de las protestas contra el fraude en las elecciones han sido encarcelados o están en el exilio.

(c) Agencia EFE