Familia de policía latino asesinado en Los Ángeles exige a fiscal más cargos

Agencia EFE
·2  min de lectura

Los Ángeles, 16 feb (EFE News).- Los familiares del agente policial Juan José Díaz, asesinado en 2019 luego de que vestido de civil pidiera a unas personas que no pintaran grafiti en una pared, piden a la Fiscalía de Los Ángeles que los tres inculpados por el asesinato enfrenten la justicia plena.

Los familiares del agente Díaz le piden al fiscal, el también latino George Gascón, que para la acusación formal de tres sospechosos de la muerte del policía de 24 años se tengan en cuenta los cargos adicionales de pertenecer a una pandilla, utilizar una arma de fuego y matar a un agente de la ley.

“En el condado de Los Ángeles bajo este nuevo fiscal han cambiado muchas cosas y un juez la semana pasada declaró que muchas de las decisiones que él ha tomado están fuera de la ley”, declaró este martes a Efe Paula Ramírez, portavoz de la familia del policía asesinado.

Ramírez reclamó que a pesar de varios intentos el fiscal no se ha comunicado con los familiares ni les ha permitido expresar la importancia que para ellos tienen los cargos adicionales.

“Desde que comenzó (su periodo como fiscal) se ha reunido con los activistas y muchos de los que lo ayudaron a ser elegido, pero nunca con los familiares de las víctimas”, agregó.

En la directiva especial 20-0 8.1 del 15 de diciembre de 2020, modificada tres días después, se excluyen específicamente de las actuaciones de la Fiscalía los agravantes por la comisión del delito en beneficio de una pandilla y la utilización de una arma de fuego, entre otros, que pueden significar la diferencia de una sentencia a 29 o 25 años de cárcel y una cadena perpetua.

Hasta ahora la Fiscalía no ha respondido a una solicitud de comentarios hecha por Efe.

Según la investigación, Díaz estaba fuera de servicio y vestido de civil con su novia y dos hermanos de ella en un puesto de venta de tacos en el vecindario de Lincoln Heights, en Los Ángeles, sobre la una de la madrugada del 27 de julio de 2019.

Al ver a algunos adultos pintando grafiti les dijo que dejaran de hacerlo. Los hombres se retiraron pero regresaron con actitud agresiva y uno de ellos empuñó una pistola.

Para evitar un enfrentamiento mayor, Díaz y sus acompañantes se dirigieron a una camioneta para retirarse del lugar. Cuando subían al vehículo un hombre disparó contra el oficial, quien murió en el lugar.

Por la muerte de Díaz unas semanas más tarde fueron arrestados y acusados Francisco Talamantes, de 23 años, y Christian Facundo, de 20 y quien presuntamente fue el que disparó, así como Ashlynn Smith, de 18, todos ellos residentes de Temecula, al noreste de Los Ángeles.

El juicio por el asesinato del policía latino está programado para comenzar el 19 marzo.

(c) Agencia EFE