Familia del policía fallecido en el Capitolio implora por comisión antidisturbios

·3  min de lectura
 (REUTERS)
(REUTERS)

La familia de Howie Liebengood, un oficial de policía del Capitolio que murió por suicidio tras el motín del 6 de enero, ha pedido al Congreso que establezca la comisión propuesta para investigar los hechos de ese día.

La congresista de Virginia Jennifer Wexton, que representa a la familia, publicó la declaración en su nombre, señalando que Liebengood todavía estaría vivo hoy si no fuera por el ataque al Capitolio.

“Creemos que una investigación exhaustiva y no partidista sobre las causas fundamentales y la respuesta a los disturbios del 6 de enero es esencial para que nuestra nación avance”, escribe la familia.

“La muerte de Howie fue una consecuencia inmediata de esos eventos. Todos los oficiales que trabajaron ese día, así como sus familias, deberían tener una mejor comprensión de lo que sucedió".

La declaración continúa: “Descubrir los hechos ayudará a nuestra nación a sanar y puede disminuir la amargura emocional persistente que ha dividido a nuestro país. Rogamos al Congreso que trabaje como uno solo y establezca la Comisión propuesta”.

Además de sus pedidos de una investigación oficial sobre la violenta insurrección que vio a los agentes de la Policía del Capitolio abrumados y atacados por alborotadores pro-Trump, la familia está orgullosa del progreso que se ha logrado en el apoyo a la salud mental de la fuerza.

Leer más: Administración de Trump intentó forzar a Twitter a desenmascarar cuenta de parodia de Devin Nunes

“Además, la mejora de la salud mental de los oficiales de la USCP ha sido una de nuestras metas durante los últimos cuatro meses”, escribieron. “A través de los incansables esfuerzos de la congresista Wexton, nos sentimos honrados de que se haya propuesto un programa de bienestar con el nombre de Howie en el suplemento de seguridad junto con más recursos para el programa”.

"Damos la bienvenida y apoyamos las nuevas iniciativas de financiación y dotación de personal que ayudarán a prevenir futuras tragedias entre la USCP".

Liebengood era hijo y tocayo de un ex sargento de armas del Senado, cabildero y miembro del personal de Hill. Estuvo de servicio durante el asalto al Capitolio y se quitó la vida en los días posteriores.

Un segundo oficial, Jeffrey Smith, también se quitó la vida en los días posteriores al ataque.

Los republicanos de alto nivel, incluido el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, y el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, se han manifestado en contra del establecimiento de una comisión para investigar el motín.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Otras cinco personas perdieron la vida durante los eventos que rodearon la insurrección, incluido el oficial Brian Sicknick, quien murió de un derrame cerebral después del asalto al edificio.

La veterana de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, Ashli Babbit, recibió un disparo de un oficial mientras trepaba por una puerta con barricadas, y se consideró que Rosanne Boyland había muerto de una sobredosis de anfetaminas después de informes de que había sido pisoteada.

Kevin Greeson y Benjamin Philips fallecieron por problemas cardíacos en la multitud fuera del edificio.

Relacionados

Mitch McConnell se opone a investigación de disturbios en el Capitolio pese a denunciar a Trump por incitarla

Marjorie Taylor Greene defiende a los alborotadores del Capitolio y Ashli Babbitt en un discurso en la Cámara

Kevin McCarthy rechaza la comisión bipartidista de disturbios del Capitolio tras ser acusado de encubrir a Trump