Familia de periodista asesinado deja el estado por miedo

·3  min de lectura

Manuel Espino / Alianza de MediosMx

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 29 (EL UNIVERSAL).- A dos meses del asesinato del periodista Antonio de la Cruz, su esposa Emelia Martínez y sus hijas Paola y Melisa salieron de Tamaulipas ante la indefensión en la que quedaron, pese a la protección que les brindaban autoridades estatales.

Desde que la Fiscalía General de la República (FGR) atrajo el caso, el mismo día en que De la Cruz fue atacado a balazos al salir de su domicilio en la capital tamaulipeca con su hija Cynthia, quien resultó herida y días después falleció en un hospital, no hay detenidos y se desconocen los avances de la investigación para dar con los autores intelectuales y materiales de los homicidios.

Días de después de los hechos, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), de la FGR, desplegó en Ciudad Victoria un equipo de investigadores que entrevistó a familiares, amigos cercanos y compañeros de trabajo de Tony, como le decían al reportero del periódico Expreso, para establecer líneas de investigación, pero ya no se supo de más diligencias.

El subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja, informó el 11 de agosto que la FGR concluyó una parte de la indagatoria y que tenía listas solicitudes de aprehensión contra presuntos responsables del asesinato de Antonio de la Cruz y de su hija.

"En el caso de Antonio de la Cruz, la Fiscalía General de la República (FGR), a través de la Fiscalía para Delitos que Atentan contra la Libertad de Expresión, informa que van muy avanzadas las investigaciones y que en breve seguramente estarán judicializando", dijo el funcionario en la conferencia mañanera; sin embargo, nada de eso ha ocurrido.

El periodista Arturo Rosas Herrera, uno de los amigos más cercanos a Antonio de la Cruz, señaló que no hay avances en las investigaciones y se sigue con las mismas dudas del por qué del asesinato contra su colega, quien no cubría temas de seguridad y crimen organizado en el estado.

"Seguimos esperando eso, que nos den certidumbre de que hay una verdadera pista, porque hay otros crímenes de periodistas donde aparecen algunos nombres, como el caso de Fredid Román en Guerrero, pero aquí nada", lamentó en entrevista con Alianza de Medios.

Aseguró que sólo se limitan a "reproducir lo que dijo el subsecretario de Seguridad Pública sobre que hay avances y que están por librar una orden de aprehensión, pero realmente no vemos nada".

"¡Que no la chinguen!, la familia de Antonio de la Cruz necesita una respuesta puntual sobre lo sucedido", reviró por su parte a la FGR el diputado local por Movimiento Ciudadano, Gustavo Cárdenas, ante la falta de resultados concretos en el caso.

"Urge que las autoridades den una explicación a la familia y a los tamaulipecos", puntualizó Cárdenas, quien durante años tuvo una relación laboral con la víctima.

De la Cruz fue un periodista especializado en el sector agropecuario, ganadero y de medio ambiente, en el que se relacionó con campesinos, productores y ganaderos. Por sus años en las fuentes de información agropecuarias, ganaderas y del clima, en el gremio periodístico de Ciudad Victoria lo llamaban "el reportero del campo".

Inició su carrera profesional reporteando en los municipios de Tula, Jaumave, Palmillas, Miquihuana y Bustamante, que conforman el Altiplano tamaulipeco, considerado la región más pobre del estado.

Entre sus amigos y compañeros, De la Cruz era definido como una persona reservada, que no se metía con nadie, tranquilo, que cuidaba mucho de su familia: "No recuerdo que haya manifestado alguna amenaza, a ninguno de los compañeros periodistas", mencionó Arturo Rosas, quien señaló que su esposa Emelia Martínez y sus hijas siguen bajo el Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.