Una familia debe $1 millón a una clínica: dicen que fueron “desatendidos” en el hospital público y quieren que el Estado pague su deuda

·3  min de lectura
El Hospital Francisco López Lima, en Río Negro
El Hospital Francisco López Lima, en Río Negro - Créditos: @Google Maps

Una familia le debe casi un millón de pesos a una clínica privada de Neuquén por la atención que debió recibir su hijo Ciro, de dos meses, que estuvo al borde de la muerte. Los padres apuntan contra el Hospital Francisco López Lima por “desatender” a su bebé, lo que los habría obligado a tratarlo en el sector privado.

Ahora, buscan que la salud pública de la provincia se haga cargo de la deuda producto de la internación del menor, que fue derivado a su casa en dos oportunidades, razón por la cual debieron internarlo en una clínica privada.

Ciro fue tratado por su grave cuadro de neumonía y bronquiolitis, y el total que deben abonar por la atención es de 929.947 pesos. Los integrantes de la familia, que están desempleados, no pueden afrontar este gasto.

El padre del niño apuntó contra el hospital y lo responsabilizó por lo sucedido. “Solo pido que Salud Pública de Río Negro se haga cargo”, pidió Darío Quesada, en declaraciones a RN Radio.

Sin embargo, tanto la provincia de Río Negro como la cínica de General Roca evitaron hacerse cargo de lo sucedido y alegaron que no se trató de una derivación llevada a cabo por el sistema de salud público. “La administración del Policlínico se habló con el hospital, pero dijeron que ellos no se iban a hacer cargo porque no lo derivaron”, expresó Quesada.

La familia asegura que no puede pagar los gastos y que, durante la internación de su hijo, vive en la capital neuquina gracias a los ingresos que reciben de la Tarjeta Alimentar.

Una secretaria de la dirección del Francisco López Lima mantuvo una conversación con los padres de Ciro y se comprometió a hablar con la directora, Ana Senesi. Sin embargo, no recibieron más novedades. “Desde el Policlínico nos dijeron que solo les importaba que el bebé salga adelante, que lo demás se resolvía de alguna u otra manera. Están haciendo lo posible para que Río Negro se haga cargo”, agregó el padre del menor.

El problema comenzó el pasado sábado 18 de junio, cuando Ciro, que tiene problemas respiratorios de base, se descompensó y sus padres se alarmaron. Entonces, tomaron la decisión de llevarlo a la guardia de este hospital.

“Lo llevamos totalmente desvanecido. Nos dejaron esperando dos horas al pediatra en el pasillo hasta que nos atendió una doctora en un consultorio, donde lo revisó y lo diagnosticó con bronquiolitis. Pero como no estaba para internarlo, nos mandó a la casa”, dijo Quesada.

Un día más tarde, el bebé presentó una desmejora y cierta dificultad para tomar el pecho. Entonces volvieron al centro de salud, pero no lo quisieron internar y le recetaron, según su padre, un spray nasal para abrir las vías respiratorias.

“Eran cerca de las ocho de la noche y el nene seguía mal, con los labios violáceos. Para ellos no revestía gravedad, y uno como paciente no piensa que los médicos se pueden llegar a equivocar”, explicó Quesada.

En un estado de desesperación y frente a la fuerte dificultar para oxigenar que presentaba el menor, viajaron hasta el Policlínico de Neuquén. “Decidí llevarlo a Neuquén, porque los hospitales de Río Negro están de paro”, planteó el padre.

Ya en el lugar, a Ciro se le practicaron maniobras de RCP y se lo conectó a un respirador mecánico. De acuerdo el diagnóstico, en bebé padecía un cuadro de bronquiolitis, agravado por una neumonía y anemia.

“En el momento, les dije al personal que no estaba en condiciones de pagar una internación y les pedí un traslado, pero no pudieron hacerlo por lo delicado que estaba el bebé”, continuó.

En este momento, el menor sigue internado y espera ser desconectado del respirador, ya que la saturación de oxígeno estaría mejorando.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.