Faltan combustibles y cargar nafta se vuelve una odisea: estas son las zonas más afectadas por el desabastecimiento

El desabastecimiento de combustibles, a partir de la situación generada por el salto de los costos de producción y las dificultades para importar determinados refinados, golpea de lleno a buena parte del mapa de estaciones de servicios de todo el país. El tenor de los faltantes es tal que se multiplican las quejas y los reclamos de la mayoría de las entidades que integran a los empresarios del expendio, y en las últimas horas hasta emergieron reclamos de organizaciones ligadas a sectores como el agronegocio, fuertemente afectado por la escasez de gasoil. Si bien las petroleras activaron distintos ajustes a las naftas en la última semana, lo cierto es que las subas aún no enderezan los números de los productores y el desabastecimiento a lo largo y ancho de toda la Argentina.

En las últimas horas, representantes de CECHA, la confederación que nuclea a los estacioneros de casi todo el país, exigieron la intervención del Gobierno para terminar con el escenario de faltantes en el corto plazo. Si bien este viernes el Gobierno acordó con las petroleras la importación de 10 barcos de combustible, surge la incertidumbre sobre cuándo llegarán esos barcos y cuándo, finalmente, estarán las naftas disponibles en los surtidores.

"Lo que se inició con quiebres dispersos de stock en regiones o zonas puntuales, se ha ido generalizando rápidamente con mayor intensidad a todos los productos, a lo largo y lo ancho del país, generando zozobra en nuestra actividad y complicaciones a los consumidores", afirmó la entidad en un comunicado.

Los estacioneros remarcaron que el segmento no tiene decisión sobre la disponibilidad de naftas. "No tenemos injerencia en la falta de una adecuada provisión de combustibles. Nuestra actividad consiste en poner a disposición de los clientes, la totalidad del volumen en nuestros establecimientos, viéndonos ahora imposibilitados de disponer de las cantidades necesarias por factores totalmente ajenos a nosotros", expusieron.

Desde CECHA señalan que, por estos días, los faltantes se concentran mayormente en las provincias de Buenos Aires –con énfasis en el centro, la Costa Atlántica y el oeste bonaerense–, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Santiago del Estero, La Pampa, Chubut y Río Negro.

Sin embargo, otras entidades del expendio dan cuenta de desabastecimiento en estaciones de servicio de Misiones, Jujuy, Salta, Mendoza, Chaco, Formosa y La Pampa. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, la situación que comienza a predominar es de venta mediante el sistema de cupos.

Las filas para cargar combustible, un paisaje común en el interior del país.
Las filas para cargar combustible, un paisaje común en el interior del país.

Las filas para cargar combustible, un paisaje común en el interior del país.

En la provincia de Buenos Aires, las dificultades más acuciantes se observan en Mar del Plata, donde las estaciones de servicio operan en el mejor de los casos con un surtidor en funcionamiento. En esa ciudad durante la última semana se hicieron comunes los momentos del día en que varios puntos de venta optan directamente por cerrar a raíz de la falta de combustibles.

Tandil y Olavarría también aparecen en el mapa de los distritos más afectados, mientras que ya los distritos vecinos a La Pampa, con fuerte actividad agrícola, padecen un fuerte desabastecimiento de gasoil.

Naftas: en el norte también predominan los faltantes

En Santiago del Estero, Tucumán, Jujuy y Salta, los faltantes comenzaron a hacerse evidentes a principios de septiembre para volverse una constante en la actualidad.

En ese sentido, referentes de la Cámara de Empresarios de Combustibles señalan que las últimas subas de las naftas no alcanzaron a compensar el desfasaje que acumulan los costos. Indicaron, además, que el congelamiento de precios establecido por el oficialismo pegó de lleno en la disponibilidad de fondos para la importación de determinados refinados que realizan las petroleras.

Otra de las entidades que se pronunció en las últimas horas fue la Cámara de Expendedores de Santiago del Estero cuyo titular, Pedro Llorvandi, indicó la existencia de un faltante pronunciado a partir, también, de la demanda de los actores del agro.

En Córdoba y Rosario los faltantes también son moneda corriente y el quiebre de stock se concentra sobre todo en las estaciones de servicio YPF y a raíz de la diferencia de precios respecto de otras marcas. En la provincia mediterránea, el litro de súper de la estatal se vende casi 80 pesos más bajo que el resto de las opciones.

Respecto del escenario en esa zona, Gabriel Bornoroni, presidente de Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República (FECAC), sostuvo que "no hay combustible porque no mandan las petroleras".

El directivo aseguró que a las empresas "no les alcanza y no importan lo que les hace falta". Respecto de esto último, mencionó a la "falta de dólares para que se pueda comprar en el exterior" como la causa más contundente.

Incluso las provincias petroleras sufren el problema del abastecimiento.
Incluso las provincias petroleras sufren el problema del abastecimiento.

Incluso las provincias petroleras sufren el problema del abastecimiento.

Mendoza y la Patagonia, también complicadas por la falta de combustibles

Por el lado de Mendoza, las estaciones de servicios que sufren complicaciones se ubican en la periferia de la capital cuyana y en departamentos como General Alvear.

Ya en la Patagonia, una de las provincias más afectadas es Chubut. En ciudades como Esquel el desabastecimiento se volvió mayúsculo durante la última semana. Sergio Ongarato, intendente de esa ciudad, reconoció que "no hay gasoil ni para trabajar ni para llevar alimentos a los comercios", para enseguida destacar lo inaudito de la situación viviendo "en un país con petróleo y en una provincia petrolera".

Trelew y Puerto Madryn son otras ciudades que también padecen los faltantes. Respecto de Neuquén y Río Negro, si bien la escasez no es generalizada, sí vienen ocurriendo situaciones de interrupción en las ventas en El Bolsón, Bariloche, Cutral Co y General Roca.

En Tierra del Fuego, en tanto, Río Grande aparece como uno de los puntos que sufren la imposición de cupos y prolifera la preocupación con vistas a la temporada turística de verano.