¿Hace falta que la Unión Europea tenga su propio ejército? El retiro de Afganistán reaviva una vieja polémica

·5  min de lectura
Bandera de la UE frente a la sede de la Comisión Europea
Bandera de la UE frente a la sede de la Comisión Europea

BRUSELAS.- El caótico retiro y evacuación de Afganistán que ya había desatado un examen de conciencia en la alianza occidental ahora también ha reavivado un debate de hace décadas en el seno de la Unión Europea: ¿Ese club de 27 naciones necesita tener su propio ejército?

En su sentido más idealista, la Unión Europea (UE) es un proyecto de paz. El objetivo de la interdependencia económica era impedir el conflicto bélico entre sus miembros, y eso creó el bloque de intercambio comercial más grande del mundo.

En un museo: un turista abrió una caja fuerte que estuvo cerrada durante décadas

Aunque reconocen ese poder de influencia, algunos de los políticos más importantes de Europa sostienen desde hace años que para convertirse en una verdadera potencia global, la UE debe tener su propia fuerza de defensa, independiente de la OTAN, la alianza atlántica de Europa con Estados Unidos, que no dependa de los norteamericanos.

El tema es controvertido y es un campo minado de cuestiones geopolíticas. Muchos expertos dicen que la perspectiva de desarrollar una fuerza militar autónoma en la UE no es realista en lo inmediato. Pero el reclamo, que se había apaciguado un poco con la asunción de Biden, ha vuelto a intensificarse desde que Biden rechazó los pedidos europeos de mantener tropas en Afganistán después del plazo del 31 de agosto. Los líderes europeos lo responsabilizan de haber tenido que acotar las evacuaciones y dejar varados a miles de sus ciudadanos y aliados afganos.

El comisionado de relaciones exteriores de la UE Josep Borrell en Kranj, Eslovenia el 3 de septiembre del 2021
El comisionado de relaciones exteriores de la UE Josep Borrell en Kranj, Eslovenia el 3 de septiembre del 2021


El comisionado de relaciones exteriores de la UE Josep Borrell en Kranj, Eslovenia el 3 de septiembre del 2021

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, aseguró que la propuesta de un despliegue rápido y conjunto de 5000 tropas habría asegurado el aeropuerto de Kabul, y que una estrategia de seguridad europea coordinada le habría dado al bloque regional más injerencia “sobre el momento y la naturaleza de ese retiro”.

El único modo de avanzar es combinar nuestras fuerzas, y robustecer no solo nuestra capacidad, sino también nuestra determinación para actuar”, dijo Borrell tras la cumbre de ministros de defensa de la UE celebrada el jueves en Eslovenia.

Una declaración de Sebastián Piñera sumó tensión con Chile por la expansión territorial

Otros líderes también han bogado por una “autonomía estratégica”, un latiguillo vago que apunta a que el bloque sea más autosuficiente en una amplia gama de cuestiones, sobre todo de seguridad. El presidente Emmanuel Macron es uno de los mayores promotores de ese concepto, y desde que asumió viene reclamando “un verdadero ejército europeo”, mientras machaca contra la “muerte cerebral” de la OTAN.

Algunos países, sobre todo del Báltico, son reticentes a duplicar las funciones de la OTAN y seguramente no aprobarían una nueva fuerza conjunta.

Los líderes de la OTAN en su reunión cumbre en Bruselas el 14 de junio del 2021
Los líderes de la OTAN en su reunión cumbre en Bruselas el 14 de junio del 2021


Los líderes de la OTAN en su reunión cumbre en Bruselas el 14 de junio del 2021

La canciller alemana Angela Merkel, que en algún momento apoyó la sugerencia de Macron, sigue siendo una férrea defensora de la OTAN, así como de la presencia de las bases militares norteamericanas en su país. Pero Armin Laschet, que apuesta a sucederla, manifestó recientemente que Europa debe fortalecerse “para que nunca tengamos que depender de los norteamericanos”.

El jueves, la ministra de defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, propuso un abordaje diferente. La UE debería tener una estrategia de seguridad coordinada que la ponga “en igualdad de condiciones” con Estados Unidos, pero eso no requeriría de una fuerza militar adicional, dijo la ministra.

La capacidad militar de los países de la UE ya existe y está disponible”, escribió la ministra en Twitter.

Algunos críticos dicen que los líderes europeos intentan tomar distancia del bochornoso final en Afganistán, aunque en general apoyan la decisión. El mes pasado, por ejemplo, Alemania se negó a enviar tropas de refuerzo para ayudar a estabilizar el país ante el avance territorial de los talibanes. Y después de la caída de Kabul, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, fue muy sucinto: dijo que si bien Estados Unidos presionó por la retirada, la alianza finalmente estuvo de acuerdo. “La salida fue conjunta”, dijo.

Los países de América Latina que se anticiparon a la ola delta y empezaron a aplicar la tercera dosis

Pero el renovado debate entre los líderes europeos también refleja su creciente frustración con Biden, que primero le dijo al mundo que “Estados Unidos ha regresado” pero que en política exterior ha replicado algunas de las posiciones de su predecesor.

“Lo de Afganistán fue un momento decisivo”, dice Nathalie Loiseau, presidenta del subcomité de seguridad y defensa del Parlamento Europeo, y agrega que Estados Unidos decidió retirarse con escasa coordinación con sus aliados. Biden desestimó el reclamo europeo de una “retirada basada en condiciones” y se negó a posponer el plazo límite que se había impuesto.

“¿Estados Unidos no quiere ser el policía del mundo?”, dice Loiseau, miembro del partido político de Macron. “Bueno, entonces Europa tiene que dejar de estar pendiente de lo que Estados Unidos hace o deja de hacer.

A pesar de la enérgica retórica de estos últimos días, en algunos rincones del continente la idea de una fuerza militar europea sigue siendo una fantasía, y en otros lugares es directamente un chiste, cómo esa cuenta de Twitter que se pregunta, “¿Pero cómo? ¿No existía ya un ejército europeo?”

Según los analistas, los obstáculos son significativos.

El sorprendente hallazgo que cambia el significado de una obra maestra de la pintura

Uno de esos obstáculos para la creación de una fuerza conjunta —o incluso para una estrategia de seguridad coordinada— el que los estatutos de la UE exigen que las decisiones de política exterior de los estados miembros deben ser unánimes, señala Azeem Ibrahim, director del Instituto de Estrategias y Políticas Newlines. La regla de la unanimidad ha sido un obstáculo permanente en la historia del proceso de toma de decisiones del bloque.

Pero hay otra cuestión espinosa y no menos importante para una fuerza conjunta europea: ¿Quién la pagaría?

“Como ocurre con muchas decisiones de política exterior de la UE, son muy ambiciosas, pero en la práctica los resultados dejan mucho que desear”, dice Georgina Wright, director del programa europeo del Instituto Montaigne, Francia. “Veremos si en este caso la realidad después se ajusta esa intención inicial.”

Traducción de Jaime Arrambide

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.