La falta de matarifes y carniceros puede provocar el “sacrificio masivo” de cerdos en Gran Bretaña

·2  min de lectura
female pig isolated from white background
cerdo
chancho
puerco
Shutterstock

LONDRES.- Los criadores de cerdos británicos advirtieron el viernes sobre una crisis porcina a menos que el gobierno alivie de forma urgente la aguda escasez de trabajadores de mataderos y carniceros, que ha dejado hasta 150.000 animales en las granjas con la perspectiva de sufrir un costoso sacrificio.

El Brexit y la pandemia se han combinado este año para crear una profunda escasez de mano de obra en la economía británica, con una falta de conductores que está interrumpiendo el suministro de combustible y a los supermercados.

Volcán de La Palma, en vivo: la caída de lava, las nuevas coladas y el impacto en al aire en directo

En el sector alimenticio, un éxodo repentino de trabajadores de Europa del Este después de que se aliviaron las restricciones por el Covid-19 dejó a muchos criadores de cerdos luchando por sobrevivir, y el viernes instaron a los minoristas a no recurrir a la carne de cerdo de la Unión Europea (UE), más barata.

La Asociación Nacional Porcina dijo que la industria está aumentando los salarios y tratando de aumentar la capacitación y la automatización para ayudar a arreglar una industria que siempre ha tenido problemas para conseguir mano de obra.

Mientras tanto, los ganaderos sufren una grave escasez de carniceros y matarifes, dejando aún en las granjas hasta 150.000 cerdos que ya deberían haber sido sacrificados.

El presidente de la Asociación National del Cerdo, Rob Mutimer, alertó que el país se enfrenta a un “sacrificio en masa” de animales si la situación no cambia. “Tenemos una “reserva” de 100.000 a 120.000 cerdos que crece del orden de 12.000 todas las semanas”, advirtió Mutimer en declaraciones a la radio de la BBC. “Esto está pasando en todas las granjas del país: falta mano de obra para procesar la carne y nos falta espacio para los animales”.

La amenaza de un sacrificio masivo de cerdos ha evocado recuerdos de la crisis de la fiebre aftosa de 2001 en Reino Unido, cuando unos seis millones de cerdos, vacas y ovejas fueron sacrificados, generando imágenes de cadáveres de animales en llamas apilados en los campos durante meses.

La asociación británica, que instó al gobierno a flexibilizar las reglas de inmigración durante seis a nueve meses para ayudar a la industria, declaró que las conversaciones con el gobierno habían llegado a un punto muerto.

“Recibo a diario llamadas de ganaderos de todo el país que se encuentran en una situación peligrosa en la que tienen demasiados cerdos en sus granjas”, dijo Rob Mutimer, presidente de la asociación y ganadero en Norfolk, a Reuters.

El gobierno de Boris Johnson estudia la posibilidad de conceder mil visados a trabajadores extranjeros del sector cárnico pese a la oposición de de la secretaria de Interior, Priti Patel.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.