Falta de dominio del español retrasó investigación en Iowa

·3  min de lectura
Cristhian Bahena Rivera se pone de pie el lunes 24 de mayo de 2021 para un descanso durante su juicio en el tribunal del condado Scott, en Davenport, Iowa. (Kelsey Kremer/The Des Moines Register vía AP, Pool)

DAVENPORT, Iowa, EE.UU. (AP) — Un agente que supervisó la investigación en 2018 sobre la desaparición de una estudiante de la Universidad de Iowa testificó el lunes que la falta de policías que hablaran español demoró y obstaculizó su capacidad para interrogar al hombre que está siendo enjuiciado por el asesinato de la joven.

Trent Vileta, agente de la División de Investigación Criminal, dijo que quería hablar con Cristhian Bahena Rivera después de que los investigadores lo vincularan con un vehículo que aparece en un video captado cerca del lugar en el que Mollie Tibbetts desapareció mientras corría en Brooklyn, Iowa.

Pero eso le tomó cuatro días, en parte porque los investigadores sabían que necesitaban interrogar a Bahena Rivera y a sus compañeros de trabajo en español, y “no teníamos a nadie que hablara español”, admitió Vileta.

Vileta testificó en la Corte del Condado Scott, en Davenport, al comenzar la segunda semana del juicio a Bahena Rivera por asesinato premeditado. La fiscalía terminó de exponer sus argumentos el lunes por la tarde, y se prevé que la defensa comience a convocar a testigos a partir del martes. Bahena Rivera, de 26 años, enfrenta la posibilidad de cadena perpetua en caso de ser declarado culpable.

Los fiscales aseguran que Bahena Rivera siguió a Tibbetts mientras corría el 18 de julio de 2018, la asesinó después de que ella amenazó con llamar a la policía y luego ocultó su cuerpo en un maizal. La fiscalía afirma que el acusado llevó a los investigadores hacia el cuerpo después de hacer una confesión parcial el 20 de agosto de 2019, y que el ADN de Tibbetts coincidía con la sangre encontrada en la camioneta del sospechoso.

Vileta admitió el lunes que los investigadores nunca localizaron un arma homicida y no cuentan con evidencia física que demuestre que Bahena Rivera la asesinó, y sólo pueden probar que el cuerpo de la víctima estuvo en su camioneta. Bahena Rivera dijo a la policía que “se desmayó” y no podía recordar cómo había matado a Tibbetts.

Vileta indicó que la evidencia deja entrever que Tibbetts fue secuestrada en un camino a las afueras de Brooklyn después de las 8 de la noche, pero que no sabe con exactitud dónde o cuándo fue asesinada.

Datos del proveedor de telefonía celular de Tibbetts indican que su teléfono se movía a ritmo de trote antes de acelerar a más de 96,5 km/h (60 mph) alrededor de las 8:27 de la noche, y finalmente redujo la velocidad y se detuvo por completo a más de 16 kilómetros (10 millas) de distancia, testificó el agente Kevin Horan del FBI. El teléfono se apagó alrededor de las 8:53 de la noche.

Los agentes se centraron en una zona rural cerca de la localidad de Guernsey donde posteriormente fue hallado el cuerpo de Tibbetts. Jamás pudieron recuperar el celular de la víctima ni su dispositivo FitBit, declaró Vileta.

Una autopsia determinó que Tibbetts falleció por diversas lesiones causadas por un instrumento punzocortante, las cuales se asemejan a las de un cuchillo con hoja afilada por un solo costado, le dijo Dennis Klein, médico forense estatal, al jurado el lunes por la tarde.