Falta de cajeros y personal retrasa pagos de pensiones Bienestar

MÉRIDA, Yuc., noviembre 14 (EL UNIVERSAL).- Los constantes desperfectos en los dos cajeros automáticos que hay en Mérida, además de la falta de personal en los Bancos del Bienestar, convierten los días de pagos a los adultos mayores en un auténtico peregrinar en el que la gente, sombrilla en mano y bajo inclementes rayos solares, hace largas colas para obtener esos apoyos cada dos meses.

"No es algo que sea ocasional, es constante, se reporta que se descompuso el cajero y tardan días en venir a repararlos", comentó una empleada de esas oficinas ubicadas en la calle 47 con 50 de esta ciudad.

El otro Banco del Bienestar en Mérida se ubicada en la calle 56 con 59 "y es mucho peor porque ahí se satura todo el tiempo", confirmaron varios de los beneficiarios del programa de Adultos Mayores.

El problema es que se trata de gente de 65 y muchos más años de edad que con dificultad resisten estar de pie por lo menos de 2 a 3 horas para poder obtener ese dinero.

No solo es la descompostura de los cajeros sino que el nuevo sistema de los Bancos del Bienestar solamente consideran un cajero o cajera, por lo que si no hay la gente tiene que esperar muchas horas para ser atendidos.

Incluso algunos de los adultos mayores son ayudados por sus familiares con sombrillas y sillas portátiles para que puedan hacer fila y esperar su turno hasta cobrar ese recurso del gobierno federal.

"La misma historia se repite cada dos meses, no hay otra que hacer cola y esperar", manifestó Antonia Cimé Chan de 67 años de edad y vecina de la colonia Vicente Solís.

Se ha dado el caso de adultos mayores que no aguantan y deben retirarse y regresar al día siguiente simplemente por "cansancio y salud", dijeron.

La Secretaría de Bienestar en Yucatán ha recibido reportes de estos percances de los adultos mayores y únicamente aseguran que "los reportes se están atendiendo".

Se ignora si la situación es del conocimiento del delegado en la entidad, Joaquín Díaz Mena.