Posible fallo del Supremo sobre el aborto eleva las apuestas en la contienda al Senado entre Rubio y Demings

·8  min de lectura
Associated Press

Una probable e inminente decisión de la Corte Suprema para anular el fallo en el caso Roe vs. Wade podría impulsar a la acción a los electores de ambos lados del debate sobre el aborto en la Florida, ya que la demócrata Val Demings y el republicano Marco Rubio están marcando fuertes contrastes en su contienda al Senado.

A raíz del informe de Político de que el juez Samuel Alito redactó un borrador de opinión que anula la decisión de 1973 que legalizó el aborto en todo el país, Demings prometió en un discurso de campaña en Jacksonville esta semana seguir luchando por el acceso al aborto y criticó a Rubio en las redes sociales por su oposición al aborto.

“El borrador de la opinión deja claro lo que está en juego en esta contienda: Roe vs. Wade está amenazado y necesitamos líderes en el Senado federal que defiendan la libertad de las mujeres para tomar sus propias decisiones”, dijo Demings al Herald en un comunicado. “Las mujeres nos están suplicando que protejamos sus derechos básicos y constitucionales y que no volvamos a ser tratadas como ciudadanas de segunda clase cuyas decisiones personales son tomadas por políticos como Marco Rubio”.

La filtración del borrador del fallo, que pudiera publicarse oficialmente en semanas, dio un nuevo sentido de propósito a Demings y a otros aspirantes demócratas de todo el país, mientras el partido busca mantener sus estrechas mayorías en la Cámara y el Senado.

El partido del presidente suele perder escaños en las elecciones intermedias, pero un fallo que anule Roe pudiera motivar a algunos electores de tendencia demócrata que de otro modo se quedarían en casa. El posible fallo aumentaría la presión sobre los demócratas para que aprueben una legislación que codifique formalmente Roe como ley federal, algo que el partido solo puede hacer si desafía las expectativas y gana escaños en el Senado en noviembre.

Demings, legisladora de Orlando que ha copatrocinado la legislación en la Cámara, dijo que el proyecto de ley se ha “estancado en el Senado porque políticos como Marco Rubio luchan implacablemente contra el derecho de las mujeres de la Florida a controlar su destino”.

Por su parte, Rubio restó importancia al impacto electoral de la posible decisión.

“Lo sabremos en noviembre”, dijo Rubio, y añadió que no es asesor político cuando se le preguntó si el aborto motivaría la participación. Reafirmó su oposición al aborto, pero apuntó a una serie de otros temas que serán el centro de su campaña.

“Mi postura sobre la vida está bien definida y no ha cambiado, y se repite”, dijo Rubio al Herald el miércoles. “También me centraré en cosas como las 7,000 personas al día que cruzan la frontera ilegalmente [desde México], la inflación y la seguridad en el país, y el reto de enfrentarse a China. Cuando uno se postula a las elecciones habla de todo lo que importa”.

Un día después, aprovechó el revuelo por la decisión pendiente para burlarse del lenguaje incluyente usado por algunos activistas de izquierda. “Si tenemos ‘personas embarazadas’, entonces ¿cómo puede ser Roe sobre ‘el derecho de una mujer a elegir’?”, dijo Rubio en Twitter.

Activistas de Florida se preparan para el fallo y los siguientes pasos

La representante estatal de la Florida Anna Eskamani, demócrata de Orlando, dijo que los demócratas han sido demasiado tímidos a la hora de hablar del aborto en los últimos años y que deberían ser implacables a la hora de vincular a Rubio y a otros republicanos con la decisión, tanto antes como después que se emita oficialmente.

“Esta es una prohibición republicana al aborto. Creo que hay que dejar muy claro que los republicanos quieren despojar [a las mujeres] del derecho a tomar decisiones sobre su cuerpo”, dijo Eskamani, señalando que esa decisión dependería de los tres designados por el expresidente Donald Trump para el tribunal.

“Sin embargo, no se puede solo hablar de ello ahora. Hay que seguir hablando de ello porque lo que no queremos que ocurra es que esto desaparezca del radar de la gente”, dijo Eskamani, quien anteriormente se desempeñó como directora de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Planned Parenthood del suroeste y centro de la Florida.

El borrador llega en un momento en que los estados dirigidos por el Partido Republicano, incluida la Florida, están promulgando una serie de nuevas restricciones al aborto a nivel estatal. La decisión de la Corte Suprema daría luz verde a los estados para promulgar prohibiciones totales del procedimiento y probablemente establecería un mosaico legal entre los estados.

Los partidarios del derecho al aborto en la Florida se preparan para nuevas restricciones desde Tallahassee después de que la Legislatura estatal aprobara la prohibición del aborto después de las 15 semanas en su período de sesiones más reciente.

“No cabe duda que los envalentonará”, dijo la alcaldesa de Cayo Hueso, Teri Johnston, una de las más de 70 alcaldesas que firmaron una carta criticando el borrador.

Los opositores al aborto también esperan una nueva legislación. John Stemberger, presidente y asesor jurídico del Florida Family Policy Council, dijo que se presionará a los legisladores estatales para que aprueben un proyecto de ley que prohíba el aborto después de las seis semanas de embarazo si el borrador de la decisión se mantiene.

“Esta decisión va a motivar a nuestra gente. También va a motivar al otro bando”, dijo Stemberger sobre el impacto electoral.

Pero en la Florida, Stemberger dijo que eso favorecerá en última instancia a Rubio, el republicano titular elegido por primera vez al Senado en 2010. Stemberger dijo que los republicanos de la Florida deberían expresar apoyo a la decisión en la campaña electoral.

“Creo que nos gustaría que dijeran que este es un momento histórico en el que podemos amar a los niños y no matarlos, que la adopción es siempre la mejor opción”, dijo Stemberger.

Rick Scott y la gran lucha por el control del Senado

Si el fallo definitivo se parece al borrador, representará la culminación de cinco décadas de defensa legal conservadora. Pero los republicanos no están celebrando todavía.

“En primer lugar, no tenemos una opinión porque no es una opinión definitiva. Es un borrador. Tenemos que esperar hasta que tengamos una opinión definitiva”, dijo el senador Rick Scott, republicano de la Florida y presidente del Comité Senatorial Republicano Nacional (NRSC).

“Creo que vamos a ganar este año y vamos a ganar porque estamos en el lado correcto de estos temas”, dijo Scott cuando se le preguntó sobre cómo una posible decisión pudiera afectar al mapa del Senado.

Las cautelosas declaraciones de los senadores del Partido Republicano reflejan tanto la naturaleza tentativa del proyecto como la potencialmente delicada política electoral.

Mantener su atención en el presidente Joe Biden y la inflación pudiera ser una estrategia más beneficiosa para los republicanos que elevar la atención en el aborto. Una encuesta realizada el 3 de mayo por Morning Consult y Politico entre 1,955 electores reveló que 50% se opone a la anulación de Roe vs. Wade, frente a solo 28% que apoya la anulación. Y aproximadamente el mismo porcentaje, 47%, apoyaba la aprobación de una legislación nacional para codificar el derecho al aborto.

El NRSC distribuyó el martes un memorando de puntos de discusión entre los candidatos del Partido Republicano en que se instruye a los candidatos a “llamar la atención a los demócratas por usar la obsesión en torno al aborto para evitar hablar de su historial” y ofrecía un ejemplo de declaración a los candidatos que comenzaba centrándose en la filtración en lugar de en el fondo de la opinión.

Un memorando de sondeo interno preparado por OnMessage Inc., la consultora que asesora a Scott, probó los mensajes para los candidatos republicanos y descubrió que una pluralidad del 43% de los encuestados apoyaba que los funcionarios electos establecían la política sobre el aborto, frente a solo 24% que decía “jueces no elegidos”, según el documento compartido por el equipo de Scott.

El sondeo interno del Partido Republicano también puso a prueba los mensajes sobre la prohibición de las 15 semanas, encontrando que 62% de los encuestados estaba de acuerdo con la afirmación de que “es un error permitir los abortos después de las 15 semanas de embarazo, cuando los bebés pueden chuparse el dedo y sentir dolor”, una redacción que los republicanos pueden usar en la campaña para defender tales prohibiciones.

El colega demócrata de Scott, el senador demócrata Gary Peters, dijo que los candidatos individuales determinarán su mensaje sobre la próxima decisión, pero prometió que el acceso al aborto será un tema importante para el partido.

“Creo que no hay duda de que es un tema importante que va a estar en la boleta y la mayoría del pueblo estadounidense cree que es un error que se anule Roe vs. Wade. Y hablaremos de ello en la campaña de forma muy agresiva”, dijo Peters, que preside el Comité de Campaña Senatorial Demócrata (DSCC).

Por su parte, Demings subraya el carácter personal de la decisión. En un fragmento de su discurso en Jacksonville publicado por su campaña, la legislador demócrata subraya el carácter personal de las decisiones relativas a los embarazos.

“Cuando decidí formar mi familia, no le pedí permiso al gobernador. No le pedí permiso a mi congresista. No le pedí permiso a mi senador. Tienen que salir de nuestros asuntos y dejar las decisiones personales, las decisiones íntimas a las mujeres. ¿Estoy en lo cierto?”, dijo Demings entre aplausos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.