Un fallo favoreció a Cristóbal López y está cerca de ser liberado

Hernán Cappiello

Crtistóbal López

En una resolución que pone a Cristóbal Lópezmás cerca de obtener la libertad, la Justicia lo sobreseyó en una causa en la que estaba acusado de intentar vender las acciones de su empresa Oil Combustibles para buscar descapitalizarse ante las acusaciones de fraude que enfrentaba por retener el pago del impuesto a los combustibles de la petrolera de la que era propietario.

El fallo fue dictado por la jueza federal María Eugenia Capuchetti y alcanza a su socio Fabián de Souza y a los empresarios Ignacio Rosner y Enrique Dellatorre, que habían realizado una oferta para quedarse con las acciones de las empresas de Oil Combustibles cuando estaba dispuesta la inhibición general de bienes del empresario preso.

El juez federal Julián Ercolini, que procesó a López, mandó a investigar si detrás de esta autorización de levantamiento de la inhibición de bienes para transferir las acciones se ocultaba una maniobra para evitar que la empresa sea embargada, rematada y eventualmente ponerla en manos de testaferros del petrolero.

Pero la jueza Capuchetti entendió que no había delito en la acción de López ni de Rosner, por lo que los sobreseyó junto con los socios de ambos.

Capuchetti es la última jueza federal designada en Comodoro Py con el aval del oficialismo, juró hace cuatro meses y ocupa el juzgado que tenía el renunciado Norberto Oyarbide. Esta es la primera resolución que se le conoce de alto voltaje político.

El abogado del empresario, Alberto Beraldi, dijo a LA NACION que con esta decisión podría recuperar la libertad porque se descarta el hecho en el que se justificó su prisión preventiva. Es que López está preso porque supuestamente intentó sustraer su empresa de la Justicia para que no se viera afectada por la causa de fraude. Pero ahora la jueza dijo que no hubo delito en esa acción.

López está siendo juzgado en un juicio oral y público por retener impuestos a los combustibles por $8000 millones, según la acusación fiscal.

López fue liberado tiempo después de su prisión preventiva por los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Farah, lo que motivó el enojo de Mauricio Macri. Ballestero renunció en medio de un juicio político, Farah fue trasladado a otro tribunal y López volvió a la cárcel por decisión de la Cámara de Casación.

La jueza Capuchetti encargó dos peritajes: uno determinó que no hubo transferencia de acciones del grupo Indalo. Asimismo, sostuvo que no se advertían maniobras que "hubieran significado una reducción aparente en el valor patrimonial de los bienes incluidos en las sociedades que conforman el ex-Grupo Indalo ni se advirtió la existencia de alguna clase de maniobra o manipulación que tenga que ver con esos fines".

Con estas conclusiones a la vista, la jueza dijo que no hubo delito ni se corroboró la hipótesis acerca de que se realizaron actos fraudulentos y deliberados por parte de los imputados para inducir a error a los funcionarios judiciales u ocultar operaciones de venta de acciones cuya disposición había sido inhibida.

"No se intentó defraudar a los intervinientes en ese expediente, tampoco fueron transferidas las acciones de las empresas y no obra ninguna prueba que permita inferir que se encontraban impedidos de realizar cambios de autoridades ni tampoco que esta situación haya sido efectuada con fines ilícitos", escribió la jueza Capuchetti. Luego, sobreseyó a todos.