Clases presenciales. Alberto Fernández: “Dicten la sentencia que quieran, vamos a hacer lo que debemos”

·2  min de lectura
Alberto Fernández; Axcel kicillof y Nicolás Trotta llegan a la planta de distribución de BGH en Ezeiza para anuncio de producción de netbooks para escuelas
Tomás Cuesta

Yo voy a seguir cuidando la salud de los argentinos por más que escriban muchas hojas en sentencias”, dijo Alberto Fernández esta tarde en su primer acto tras el fallo de la Corte por la Educación y agregó: “Yo que soy un hombre de Estado de Derecho, lo reivindico y respeto las sentencias judiciales. No saben lo que me apena ver la decrepitud del derecho, convertido en sentencia”.

Tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia -que sostuvo que el decreto nacional para prohibir la presencialidad en las aulas violó la autonomía de la Ciudad- el presidente Alberto Fernández se mostró con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, en Ezeiza. El encuentro entre ambos estaba pautado previamente y la actividad oficial comenzó retrasada, justo después de la decisión judicial que marcó un nuevo revés para la administración del Frente de Todos.

Cómo es el Plan Juana Manso de entrega de netbooks a estudiantes secundarios

Luego se lamentó: “Es el tiempo que me ha tocado y también deberemos luchar contra eso. Lo que tenemos que hacer es estar más unidos que nunca para cuidarnos todos y todas porque se vienen tiempos difíciles”.

“Nada de lo que hacemos, es para complicarle la vida a nadie. Lo hacemos para cuidar la salud de nuestra gente”, dijo cerca del final y cerró: “Contra eso, dicten las sentencias que quieran. Vamos a hacer lo que debemos”.

El fallo de la Corte Suprema: “La emergencia no es una franquicia para ignorar el derecho vigente”, dijo Carlos Rosenkrantz en su voto

633.000 netbooks para estudiantes de secundaria

En el acto se anunció el Plan Federal Juana Manso, a través del cual estudiantes de escuelas secundarias de todo el país recibirán 633.000 netbooks que reforzarán su proceso de escolarización. La inversión fue de 20.000 millones de pesos y, de acuerdo a lo informado oficialmente, tendrán prioridad los establecimientos con alumnos de baja o nula continuidad pedagógica el año pasado. Además, la distribución comenzará en las provincias de menor nivel socioeconómico y con mayor porcentaje de estudiantes desvinculados como consecuencia de la pandemia.