Fallo contra la Argentina por los bonos atados al PBI

·1  min de lectura
La jueza dice que los alegatos de los demandantes “son suficientes para afirmar que la república buscó privar a los demandantes del pago del año de referencia 2013 al provocar que el Indec no publicara los datos necesarios para realizar ese cálculo”, en referencia al cupón del PBI
La jueza dice que los alegatos de los demandantes “son suficientes para afirmar que la república buscó privar a los demandantes del pago del año de referencia 2013 al provocar que el Indec no publicara los datos necesarios para realizar ese cálculo”, en referencia al cupón del PBI

La Argentina recibió un revés judicial en Nueva York. El fallo de la jueza Loretta Preska desestimó los argumentos presentados por la Argentina para rechazar la demanda presentada por Aurelius y otros inversores por el pago de los cupones atados al PBI.

Ahora la jueza ordenó que el próximo 16 de abril la Argentina y los demandantes presenten un cronograma para avanzar con un proceso de “discovery” –revelación de información relevante para el juicio– para que la demanda prosiga.

Pregunta urgente: qué democracia queremos ser

En su decisión, la jueza Preska dice que los alegatos de los demandantes “son suficientes para afirmar que la república buscó privar a los demandantes del pago del año de referencia 2013 al provocar que el Indec no publicara los datos necesarios para realizar ese cálculo”, en referencia al cupón del PBI.

Al referirse a esos cupones, Preska escribió que los demandantes alegan que la Argentina “se dio cuenta de que debía una cantidad sustancial en virtud del acuerdo y provocó la falta de disponibilidad de datos de mala fe para evitar realizar un pago requerido, en violación de los términos” de los títulos. La jueza dijo que “la teoría de que la república trataría de reportar cifras de PBI más bajas para evitar hacer un pago grande a sus acreedores no es tan inverosímil como la república pretende que sea”. Fuentes que conocen el caso indicaron que la gestión anterior había frenado el avance del caso a través de varias presentaciones. Con el cambio de gobierno, los denunciantes sumaron el argumento de la mala fe de la Argentina y avanzaron.