Falleció el paleontólogo Yves Coppens, uno de los "papás" de Lucy

·3  min de lectura

El paleontólogo francés Yves Coppens, uno de los "padres" de la australopiteca Lucy, cuyo descubrimiento ahondó el conocimiento sobre los orígenes de la Humanidad, falleció este miércoles a los 87 años de edad.

"Yves Coppens nos dejó esta mañana. Mi tristeza es inmensa", tuiteó su editora Odile Jacob al anunciar el deceso. "Pierdo a un amigo que me confió toda su obra. Francia pierde a uno de sus grandes hombres", añadió.

El científico falleció a consecuencia de una larga enfermedad, indicó la editorial a AFP.

Este cazador de fósiles se asignó a lo largo de su vida la misión de contarle a un vasto público la fabulosa historia del origen de la Humanidad. Una historia también en constante evolución, gracias a los descubrimientos de nuevos fósiles.

Inició sus expediciones en los años 60, en Argelia y Chad.

En 1967, descubre el fósil de un homínido de 2,6 millones de años en el valle del río Omo, en Etiopía.

En 1974, realiza excavaciones en la región etíope de Afar, con un equipo internacional del que forman parte su amigo geólogo Maurice Taieb y el estadounidense Donald Johanson.

Las búsquedas permiten exhumar 52 fragmentos óseos. Se trata del fósil de homínido más completo jamás hallado hasta entonces.

Los científicos lo apodan Lucy, en referencia a una canción de los Beatles que solían oír, "Lucy in the Sky with Diamonds".

Son los restos de un ejemplar de Australopithecus afarensis, de 3,2 millones de años.

Por ser bípeda, Lucy fue considerada durante largo tiempo como la "abuela de la Humanidad" y Donald Johanson sigue pensándolo.

Pero para Yves Coppens y otros paleontólogos, se trata más bien de una "prima lejana" de nuestra especie.

Coppens, que se presentaba como uno de los "papás" de Lucy, realizó otras expediciones en Filipinas, Indonesia, Siberia, China y Mongolia.  Fue codescubridor de seis homínidos.

- "Muchos huérfanos" -

Coppens nació el 9 de agosto de 1934 en Vannes (noroeste de Francia). Su padre era físico nuclear pero el niño encuentra rápidamente su propia vocación. "A los 7 u 8 años, quise convertirme en arqueólogo", contó en 2016 en una entrevista con AFP.

El anuncio de su fallecimiento generó numerosos homenajes, oficiales y de colegas.

La ministra francesa de la Investigación, Sylvie Retailleau, evocó la figura de "un investigador apasionado y apasionante, un excelente pedagogo".

"El padre de Lucy deja muchos huérfanos", declaró Dominique Garcia, presidente del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (Inrap, por sus siglas en francés).

Coppens, según Garcia, tuvo un papel "público, mediático y político gigantesco" para "popularizar sus disciplinas", agregó.

"Todos somos herederos de Yves Coppens", dijo a la AFP Antoine Balzeau, un investigador del Centro nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) y del Museo del Hombre.

Coppens no solo se ocupaba de épocas pasadas, sino que también se preocupaba por el futuro de la Humanidad.

En 2002 elaboró la Carta del Medio Ambiente, a pedido del entonces presidente francés Jacques Chirac, que fue integrada en la Constitución francesa de 2005.

Antes de su fallecimiento, confesó que seguía obsesionado por uno de los grandes misterios d ela evolución: "cuál era el aspecto de nuestro ancestro común con los chimpancés, hace diez millones de años".

juc/grd/pb/js/sag

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.