La muerte de Larrañaga obliga al tercer cambio en el gabinete de Lacalle Pou

·2  min de lectura

Montevideo, 22 may (EFE).- La muerte del ministro uruguayo del Interior, Jorge Larrañaga, ocurrida este sábado, obliga al presidente del país suramericano, Luis Lacalle Pou, a realizar el tercer cambio en su gabinete en los 15 meses transcurridos desde que asumió el cargo, el 1 de marzo de 2020.

La repentina noticia del fallecimiento de Larrañaga, víctima de un paro cardiorrespiratorio, motivará el relevo en una de las carteras más importantes del gabinete, sin que aún se sepa si Guillermo Maciel, el actual subsecretario, ocupará dicha función.

El primer cambio en el Ejecutivo tuvo lugar el 1 de julio de 2020, cuando el entonces canciller, Ernesto Talvi, renunció al cargo en medio de la cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur), en la que Uruguay comenzaba su semestre de presidencia pro tempore.

El que fuera candidato presidencial por el Partido Colorado (PC, centroderecha), que había derrotado al expresidente Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) en las primarias de esa formación, dejó primero el gabinete y, posteriormente, anunció su renuncia definitiva al mundo de la política sin que trascendieran más detalles.

En el trasfondo de su apresurada renuncia, aparecen las diferencias con algunos miembros del Ejecutivo sobre la calificación o no de "dictadura" para referirse al Ejecutivo de Nicolás Maduro en Venezuela y la filtración, una vez que él hizo público que dejaría su cargo en unos meses, de que el presidente ya tenía un nombre en cartera.

Ese nombre, que finalmente se confirmó, era el de Francisco Bustillo, que hasta ese momento era el embajador de Uruguay en España y que mantenía amistad con Lacalle Pou y unas ideas muy próximas al mandatario en política exterior.

El segundo caso de relevo dentro del gabinete tuvo lugar recientemente en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

El pasado 3 de mayo asumió su cargo Martín Lema al frente de esa cartera, dos días después de que Lacalle Pou anunciase la salida de Pablo Bartol, quien había estado al frente desde el 1 de marzo de 2020.

Según un comunicado difundido por la Presidencia uruguaya, los cambios se debían a que el Mides buscaba un nuevo abordaje integral, derivado de las consecuencias sanitarias, laborales, sociales y educativas por el contexto de pandemia, que iban a demandar una impronta de "fuerte articulación política y territorial".

El Mides es una de las carteras más controvertidas en estos momentos, debido precisamente a las consecuencias económicas y sociales causadas por la pandemia. Durante 2020, la pobreza pasó de afectar de un 8,8 % a un 11,6 % de la población, lo que supuso casi 100.000 personas más.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.