Fallece exlíder guerrillero venezolano Douglas Bravo

·3  min de lectura

CARACAS (AP) — Douglas Bravo, el líder guerrillero más prominente de Venezuela en las décadas de 1960 y 1970, falleció el domingo tras contagiarse semanas atrás del nuevo coronavirus. Tenía 88 años.

La muerte Bravo, nacido en 1932 en el estado costanero de Falcón, fue anunciada por el fiscal general, Tarek William Saab, en su cuenta de Twitter.

La periodista Sebastiana Barráez indicó a través de su cuenta en Twitter que Bravo “enfrentó el virus, durante semanas, pero finalmente perdió la batalla” contra el COVID-19.

Bravo durante la década de los años 60 y finales de los años 70, integró el mayor grupo guerrillero venezolano que, inspirado a semejanza de numerosos otras facciones comunistas en la revolución de Fidel Castro en Cuba, intentaba derrocar a los gobiernos democráticos que sucedieron la dictadura militar del general Marcos Pérez Jiménez (1952-1958).

La lucha armada comenzó luego que los comunistas, que batallaron contra el dictador, fueron excluidos del gobierno por temor del entonces presidente Rómulo Betancourt de despertar dudas en Washington sobre su gestión si compartía el poder.

Los guerrilleros recibieron un amplio respaldo de Castro, que vio la oportunidad de sumar a su causa a uno de los países con las mayores reservas de petróleo del mundo y principal abastecedor entonces de crudo de los Estados Unidos.

El fervor revolucionario de la guerrilla nunca captó a las masas y a principios de la década de 1970 la mayoría de los grupos rebeldes se rindieron.

El presidente socialcristiano Rafael Caldera, que entonces comenzaba su primer gobierno (1969-1974), facilitó la pacificación ofreciendo una amnistía.

Bravo -- que finalmente abandonó la lucha armada en 1979 -- se distanció tempranamente de la revolución cubana, argumentando que Castro traicionó la lucha por la independencia y la soberanía de los pueblos del mundo al convertirse en un peón de la Unión Soviética durante la llamada “Guerra Fría” y al considerar que el modelo soviético era dictatorial. Muchos rebeldes venezolanos, entre ellos Bravo, condenaron la invasión soviética de 1968, que aplastó el movimiento conocido como “la primavera de Praga”.

Bravo fue el mentor de por lo menos tres generaciones de venezolanos, entre ellos el ahora fallecido presidente Hugo Chávez, en momentos que algunos de sus pupilos se infiltraron en la fuerza armada venezolana, entonces alineada con Estados Unidos.

Bravo fue un acérrimo crítico de Chávez, y luego de su sucesor Nicolás Maduro.

El exlíder guerrillero se sintió traicionado cuando Chávez encabezó un fallido golpe de estado en 1992. Bravo sostenía que Chávez luego de casi una década de planificación, optó por “la vía militar” y dejó a un costado a los líderes civiles para adueñarse del poder.

Chávez, que fue electo presidente en 1999 y falleció debido a un cáncer en 2013, tampoco “cumplió” el encargo de entregar decenas de miles de fusiles a manifestantes que esperaban sumarse a la rebelión, dijo Bravo. Ni la entrega de las armas ni el apoyo masivo a esa revuelta se materializó.

En la última etapa de su vida política, Bravo fundó el movimiento Tercer Camino, plataforma desde donde criticó severamente a los gobiernos socialistas, afirmando que en la historia de este país sudamericano nadie “destruyó tanto a Venezuela como el gobierno de Chávez y Maduro”.

Luego de más de dos décadas de gobiernos socialista, Venezuela vive uno de los peores momentos de su historia, signada por una severa crisis política y social y una economía que cursa su sexto año de recesión y una hiperinflación de cuatro dígitos.