Fallece el destacado comediante cubano Alfonso Cremata, uno de los pioneros del teatro en español de Miami

·3  min de lectura

El actor cubano Alfonso Cremata, una de las figuras más representativas del movimiento teatral cubano en los primeros años del exilio, falleció este miércoles 5 de enero víctima de una dolencia cardíaca en su casa de Sarasota, donde residía desde hacía algún tiempo. Tenía 75 años.

Figura clave en las obras de corte popular que abarrotaron la desaparecida sala Las Máscaras de Miami, durante varias décadas, la labor de Cremata no se puede separar de la de Salvador Ugarte, su pareja y colaborador de toda la vida, fallecido en el 2006.

El binomio estrenó su primer trabajo, La luz que agoniza (1967), en el desaparecido Merrick-Go-Round Playhouse, cuyas recaudaciones le permitieron abrir su primera sala teatral, Las Máscaras 1, donde presentaron Otello, Los árboles mueren de pie, La malquerida, La sirena varada y Té y simpatía, entre otros títulos en que demostraron su dominio del género dramático.

Con el tiempo, la dupla inauguró su segundo teatro, Las Máscaras 2, que andando los años se convirtió en escenario de taquillazos tan conocidos como Enriqueta se puso a dieta y un sinnúmero de comedias que se mantuvieron varios años en cartelera.

Alfonso Cremata (derecha) junto a Salvador Ugarte y Lucy García.
Alfonso Cremata (derecha) junto a Salvador Ugarte y Lucy García.

A la lista de éxitos se suman Se infiel y no mires con quien, A mí el sexo me da risa, Qué fama tiene mi cama, ¿Qué culpa tengo yo de ser bilingüe? y La vida difícil de la mujer fácil, por mencionar algunos.

A finales de la década de 1980 la pareja se valió del humor para denunciar el drama de los balseros cubanos a través de Cuca la balsera y Me voy para Cuba hoy mismo que se acabó el comunismo.

Pero la labor de Cremata y Ugarte no se limitó a las tablas. Su capacidad para adaptarse a otros medios les permitió escribir telenovelas mexicanas para el emporio Televisa, tales como Valentina, La adúltera, Lo que el cielo no perdona, El hombre que vino del mar y Un rostro en el espejo.

En Miami, escribieron, produjeron y protagonizaron las series humorísticas de televisión Qué caliente está el ambiente y Condominio en Hialeah. Además de escribir y dirigir el programa A la cama con Porcel.

“Compartí con ellos todas las facetas de su quehacer artístico a lo largo de 25 años. Entre mis recuerdos ocupan un lugar especial los montajes de Cuca la balsera y Enriqueta se puso a dieta, que se mantuvo tres años en cartelera a sala llena”, expresó a el nuevo Herald la actriz Lucy García, quien vive eternamente agradecida del binomio porque siempre le dio una oportunidad en sus producciones.

Alfonso Cremata (tercero desde la derecha) y Salvador Ugarte (tercero desde la izquierda) en una de sus comedias.
Alfonso Cremata (tercero desde la derecha) y Salvador Ugarte (tercero desde la izquierda) en una de sus comedias.

García describió a Cremata como un ser extremadamente talentoso, un fiel amigo y un gran amante de su familia y los animales.

“Su amor por el teatro no tenía límites. Cuando Alfonso y Salvador compraron Las Máscaras ninguno tenía dinero para pagar un alquiler adicional. Por esa razón estuvieron viviendo en la misma sala por algún tiempo”.

La actriz y dramaturga Julie de Grandy recuerda a Cremata y su compañero como unos luchadores eternos por la causa del teatro.

“Curiosamente el público solo los asocia con sus exitosas comedias. Sin embargo, muchos olvidan que en los comienzos de su carreras demostraron su dominio del drama en obras como La malquerida”, añadió De Grandy, tras destacar que ambos fueron personas muy sencillas y buenos compañeros que ya forman parte de la historia del teatro en español realizado en Miami.

“Trabajaron mucho cuando en Miami no había recursos para hacer teatro. Pero, gracias a su esfuerzo, llegaron a tener dos salas que ayudaron a fomentar el teatro en la ciudad”, destacó la actriz Martha Picanes. “Tanto Alfonso como Salvador pertenecen a una época que no se repetirá”.

Alfonso Cremata nació en La Habana el 4 de abril de 1946. Llegó a Miami 1962. Siendo muy joven estudió arquitectura en el Miami Dade College, pero abandonó la carrera para dedicarse por completo a su gran pasión: el teatro.

Le sobreviven su hermana, la actriz Maritza Morgado, su sobrina Verónica Morgado y las tres hijas de ésta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.