Fallece a los 82 años Rudolfo Anaya, autor de "Bless me, Ultima"

Agencia EFE

Tucson (AZ), 30 jun (EFE News).- El escritor Rudolfo Anaya, conocido como uno de los fundadores de la literatura chicana contemporánea en los Estados Unidos, falleció a los 82 años de edad, informó este martes su familia.

Anaya, originario de Nuevo México tenía 82 años de edad y fue conocido por una de sus más grandes obras literarias, "Bless Me Ultima" (Bendíceme, Ultima".

Belinda Henry, sobrina de Anaya, confirmó la noticia del fallecimiento a medios de comunicación en Nuevo México, a los que indicó que la salud de su tío se había deteriorado y que murió el domingo por la mañana en su casa en Albuquerque rodeado de su familia.

La gobernadora de Nuevo México, Michelle Luján Grisham, lamentó la muerte del escritor latino.

"Hoy me entristece profundamente escuchar la muerte de Rudolfo Anaya, uno de los mejores artistas de Nuevo México, una figura fundamental en la rica historia literaria de nuestro estado. A través de sus historias, Rudolfo Anaya, quizás mejor que cualquier otro autor, realmente capturó lo que significa ser un nuevo mexicano, lo que significa nacer aquí, crecer aquí y vivir aquí", dijo en un comunicado de prensa.

Anaya nació en la villa rural de Pastura, en Nuevo México, aunque años después su familia se mudó a Albuquerque, donde creció.

Tras superar múltiples obstáculos, en 1963 Anaya se graduó de la Universidad de Nuevo México con una licenciatura en inglés.

Anaya trabajó varios años como maestro en una escuela pública en Albuquerque y en 1966 se caso con Patricia Lawless, quien posteriormente se convirtió en su editora y quien lo motivo a seguir una carrera literaria.

Durante siete años trabajó en lo que sería su obra más famosa, la novela "Bless Me, Ultima", la cual ganó el premio Quinto Sol y es considerada un clásico de la literatura chicana.

También fue el autor de otras obras como "Heart of Aztlan" y "Tortuga", formando así una trilogía.

El mexico-estadounidense fue el autor de múltiples obras, incluyendo varios libros infantiles donde siempre destacaba sus raíces latinas y su gran amor por Nuevo México.

En 1974, se incorporó como profesor de la Universidad de Nuevo México, para retirarse en 1993, cuando fue nombrado profesor emérito.

En 2015, Anaya recibió la Medalla Nacional de las Humanidades de manos del entonces presidente, Barack Obama, quien dijo de él que en sus novelas reveló verdades universales sobre la condición humana, extendiendo el "amor por la literatura a nuevas generaciones".

(c) Agencia EFE