Fadea, con dificultades para fabricar el avión Pampa: en el Gobierno dicen que no tienen recursos para destinarle

LA NACION

CORDOBA. - Sin resultados positivos en la búsqueda de un socio para la fabricación del avión Pampa puede peligrar la línea de producción de la Fábrica de Aviones Brigadier San Martín (Fadea). Así lo confirmó a LA NACION una alta fuente del Ministerio de Defensa; el Tesoro no está en condiciones de destinar recursos para esa actividad.

Como ya contó este diario, hay contactos con dos empresas Paramount Group (Sudáfrica) y con la alemana Grob para una asociación por proyecto; es decir, de manera puntual para producir y comercializar el Pampa. La primera busca incluir su aviónica mientras que los alemanes proponen armar el avión en su país, llevando las partes desde Córdoba.

En la actualidad hay 15 Pampas en proceso de construcción; a fin de año dos tendrán el alta del taller. Se avanzó sin recursos, fundamentalmente por el apoyo y la "paciencia" de los proveedores. La continuidad está suspendida porque el cliente, que es la Fuerza Aérea, no tiene recursos. El contrato original, firmado durante el kirchnerismo, incluye 40 unidades.

La situación de Fadea es, según Defensa, equiparable a la que vivió Arsat que debió buscar un socio -la norteamericana Hugues Network Systems- para el desarrollo conjunto del demorado Arsat 3 para no perder la órbita.

"En 2016 a la compañía le asignaron $2600 millones de la fuente 11 (Tesoro) pero después la cifra quedó en la nada y se usó dinero del fondo universal para la interconexión de pueblos del interior y cerró el año con $80 millones de superávit", repasó la fuente.

Otra firma equiparable es Tandanor, estatal que se dedica a la reparación y construcción de embarcaciones, donde también se está haciendo un reordenamiento. El año pasado tuvo un déficit de $400 millones y éste serían unos $300 millones; esperan eliminarlo en 2018.

En esa línea remarcó que el Estado "no está en condiciones de que siga habiendo costos hundidos, de tener que seguir poniendo dinero para que algunas empresas lleguen a fin de mes". El año pasado Fadea cerró con un rojo de $480 millones, para éste la previsión es de $260 millones y la meta es llegar a cero en 2019.

Con investigaciones judiciales en marcha por el manejo previo de la empresa -una en los tribunales federales de Córdoba y otra a cargo del magistrado porteño Julián Ercolini-, el personal se redujo casi en 400 personas con retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas. De todos modos, sin fabricar aviones las 1100 personas actuales son muchas.

Desde el gobierno aseguran que no hay intenciones de cerrar ni de vender Fadea que, de tener que discontinuar la línea de producción, podría concentrarse en el mantenimiento. Hay expectativas de las derivaciones que tendría el acuerdo firmado con Airbus para el mantenimiento de la flota de C212.

La mirada está puesta no en las ocho unidades del Ejército y la Prefectura, sino en los 50 que hay en la región. Otra posibilidad es ofrecer servicios a las empresas aéreas que operarán en el nuevo mercado aeronaútico.

"No hay contratos en firme, pero sí conversaciones -describió el funcionario a este diario-. La posibilidad es grande porque varias comenzarán a operar desde Córdoba". Los contactos más avanzados son con Flybondi y Norwegian. Por ahora, el mantenimiento de reduce a unidades de las Fuerzas Armadas.

Además, en las instalaciones se están fabricando las vallas de seguridad que se usará para la reunión del G20 y se armarán diez Puelches para entregar a los aeroaplicadores con los que se firmó una carta de intención de compra; son unidades de US$500.000.