Fabián Gianola: “Vivo solo por primera vez en mis 58 años. Estoy explorando mi nueva vida”

·8  min de lectura
Con varios proyectos entre manos, Fabián Gianola vive una nueva etapa en su vida
PATRICIO PIDAL/AFV

Fabián Gianola está entusiasmado con Perla negra 2.0, una versión de la novela que protagonizó Andrea del Boca en 1994 y que ahora dirige, y se podrá ver a partir del 13 de junio en el canal de YouTube Soapy Series. Además el actor espera con ansias el regreso al teatro para continuar con la gira de la obra Relaciones peligrosas, que estaba haciendo junto a Claribel Medina. En diálogo con LA NACION cuenta que por primera vez en 58 años tiene la experiencia de vivir solo, habla de sus hijos y recuerda a sus padres. Además asegura que las denuncias en su contra no quedaron en nada.

-¿Cuál es tu personaje en Perla negra 2.0?

-Mi personaje es un villano, un cínico, que tiene un romance secreto con el personaje de Patricia Sosa. La novela tiene muchos ribetes, una historia de amor, un hijo perdido, una reivindicación y cómo una persona sale adelante aun en los peores momentos. Había hecho unitarios sobre violencia de género con Andrea y fue el comienzo de una relación muy linda, se quedaron contentos con mi trabajo y me dijeron que apenas se diera, me llamarían. Y lo hicieron para esa miniserie del escándalo, Esa mujer, en la TV Pública, que yo no hice porque me iba a hacer teatro a Mar del Plata y entonces no podía ir y venir porque era para el protagónico masculino. Finalmente nos dimos el gusto de trabajar juntos ahora. Son 20 capítulos de 15 minutos, que dirige Andrea. Una experiencia hermosa, con muchos actores jóvenes como Bautista Lena, hijo de Reina Reech, a quien conozco de chiquito. Además la protagonista es Anna del Boca, hija de Andrea. Y con el autor, Enrique Torres, y con Anabella del Boca, nos concomemos de Nano. Fueron casi dos meses de trabajo, muy lindos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

-¿Cómo es volver a grabar ficción en este contexto de pandemia?

-La última ficción que hice fue en 2016, Entre caníbales. Cada vez hay menos ficción y lo que te ofrecen a veces no es lo que tenés ganas de hacer. Tenía muchas ganas de hacer ficción, pronto empiezo a grabar una miniserie de 13 capítulos para una plataforma. Se llama El hostel del terror con Patricia Sosa y es una historia de suspenso, de misterio, con asesinatos y secuestros. Todo sucede dentro de un hostel y está bueno porque es un género que siempre funciona. Todo se graba con estrictos protocolos y uno se acostumbra. Para finales de año tengo una película sobre la historia del Gordo Valor. Es una alegría tener la posibilidad de estar en semejante producción. Estamos en la etapa de charlas, así que más no puedo contar. Y pronto -esperemos- retomamos la gira con Relaciones peligrosas. Debutamos con Claribel en enero, en el Teatro Regina, estuvimos tres meses y luego hicimos gira hasta mayo, pero con las restricciones tuvimos que parar. Nos estaba yendo muy bien. La obra es hermosa, Claribel está estupenda, es una excelente comediante y compañera y para mí es un paso importante porque es la primera vez que dirijo en Buenos Aires. Es una obra italiana con tres historias de humor negro, desopilantes, un poco trágicas y muy divertidas. Ese claro oscuro hace que la gente se ría mucho. Es lindo ver el estupor del público.

-¿Tenés idea de dedicarte a la dirección?

-No. Debo haber dirigido más de diez obras, pero esta es la primera vez que dirijo en Buenos Aires. No es que me interese hacer un camino como director pero, de alguna manera, siempre dirigí porque soy un actor que está metido en cada detalle y cuando no dirijo, también dirijo porque amo lo que hago y me fijo en la música, el vestuario, la luz, la escenografía, en cada ítem del armado del espectáculo. Y también miro el trabajo de mis compañeros y les doy mi punto de vista.

"En el ‘81 murió mi papá a sus 58 años y me las arreglé como pude:  manejé un taxi durante tres años, cargué medias reses en un frigorífico, trabajé en la Embajada de España. Sí, de los 18 a los 25 trabajé de lo que podía"
PATRICIO PIDAL/AFV


"En el ‘81 murió mi papá a sus 58 años y me las arreglé como pude: manejé un taxi durante tres años, cargué medias reses en un frigorífico, trabajé en la Embajada de España. Sí, de los 18 a los 25 trabajé de lo que podía" (PATRICIO PIDAL/AFV/)

- ¿Alguna vez te faltó trabajo?

-Nunca y en octubre cumplo 40 años de profesión. Empecé a los 18 con Nora Cárpena y Guillermo Bredeston en Los Beltrán, en Canal 9. Los primeros once años trabajé con más dificultad porque no era conocido y en el ’92 aparecí en Los Benvenutto por cuatro capítulos y me quedé cinco años. A partir de ahí no paré de trabajar y protagonicé casi todo lo que hice en televisión y en teatro.

-¿Nunca tuviste que hacer otra cosa?

-En el ‘81 murió mi papá (el actor Beto Gianola), a sus 58 años, y me las arreglé como pude: manejé un taxi durante tres años, cargué medias reses en un frigorífico, trabajé en la Embajada de España. Sí, de los 18 a los 25 trabajé de lo que podía.

-Hoy tenés 58 años, la edad que tenía tu papá cuando falleció.

-Y también mi mama murió a los 58 años. Falleció nueve años después que mi papá. Creo que nunca se recuperó y murió más de depresión que de otra cosa, aunque tuvo un edema de pulmón. Tengo mucha actitud ante la vida, estoy bien, me siento bien. Ahora pienso que eran muy jóvenes. Mi papá estaba haciendo una novela con Pablo Alarcón y María de los Ángeles Medrano y una obra de teatro, con Iris Alonso. Un viernes 4 de abril volvió del teatro, se sintió mal, tuvo un ACV, 13 días internado y se murió. Además de heredar la profesión, me regaló ser un papá bueno, hermoso, presente, afectuoso, se quería mucho con mi mamá, que fue una madraza amorosa. Tuve una infancia hermosa, de colegio, paseos, de pelota en la calle. Vivíamos en Juncal y Coronel Díaz, cuando era empedrada, doble mano y sin semáforos, frente a la penitenciaria. Recorríamos las casas abandonadas del barrio, en carnavales jugábamos con las bombitas de agua. Recuerdo mucho todas esas cosas de mi infancia.

-¿Tenés hermanos?

-Tengo un hermano menor, de 57 años, y una media hermana de 73 de un matrimonio anterior de mi papá. Nos vemos siempre, el otro día hicimos el cumpleaños de mi hermano en casa, yo hice el asado y vinieron todos.

-¿Pudiste replicar esa familia en la tuya propia?

-Sí. Tengo una familia hermosa. Mi hija Camila tiene 25 años, está casada y vive en Costa Rica porque de ahí es su marido. Viven en Playa Garza, hacen muebles, mi hija canta en un pub cercano y les va bárbaro, están felices. Ella se fue de mochilera y lo conoció allá, vinieron, estuvieron un año y medio viviendo en Buenos Aires, pero fue justo cuando explotó el dólar y decidieron volverse porque los dos laburaban diez horas diarias y no les alcanzaba ni para pagar el alquiler, y ella no quería que la ayudáramos.

-La debés extrañar un montón...

-¡Uf! Iba a ir en abril de 2020, tenía el pasaje, pero no se pudo y no se pudo más. Hoy viajar es un riesgo enorme y además me quedé sin trabajo, y tuve que revisar las cuentas para que todo cierre.

-¿Y tu hijo Nicolás?

-Tiene 21 años, vive con su novia, estudia comercio exterior y está muy bien. Es muy responsable, muy adulto, muy serio. Se ganó un lugar en la empresa en la que trabaja por su actitud, por estudio porque sabe muy bien hablar inglés y se rompe el alma día a día y le está dando sus frutos. El otro día hicimos un asadito en casa con Nico, su novia y mi exseñora para festejar que se compraron un auto nuevo.

-¿Tenés buena relación con la madre de tus hijos?

-Si, tenemos muy buena relación.

"Hace 9 meses que vivo solo y me encanta"
PATRICIO PIDAL/AFV


"Hace 9 meses que vivo solo y me encanta" (PATRICIO PIDAL/AFV/)

-¿Vivís solo o en pareja?

-Vivo solo por primera vez en mis 58 años. Estoy explorando mi nueva vida. Nunca viví solo, ni siquiera cuando murió mi mamá porque viví con mi hermano hasta que me casé. Y cuando me separé mi hijo se quedó conmigo hasta el 15 de agosto del año pasado. Hace 9 meses que vivo solo y me encanta. Me gusta entrenar, escuchar música, leo teatro, miro fútbol y las noticias. Soy muy sociable, tengo una vida telefónica muy intensa (risar). Y cuando puedo ver a algún amigo, a mi hermano, a mi hijo, lo hago.

-¿Estás enamorado?

-Obviemos esa pregunta. Estoy bien. Punto.

-¿Se complica conocer gente en tiempos de pandemia?

-No tengo esas plataformas para conocer gente porque no me gusta. Nunca me interesó, no creo que de ahí salga la posibilidad de estar en pareja. Quizá para una noche, pero no es lo que me interesa y menos en pandemia.

-Hace dos años hubo dos denuncias por abuso en tu contra, ¿en qué quedaron las causas?

-En nada. Mi vida no cambió; mi familia y mis amigos saben quién soy.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.