El fútbol regresa el viernes en Corea del Sur

JOHN DUERDEN
·2  min de lectura
En foto de archivo del 24 de octubre del 2019 el equipo Suwon Samsung Bluewings ante el equipo japonés Japanese Kashima Antlers en la semifinal de la Liga de Campeones de Asia. El 7 de mayo del 2020 la liga de Corea del Sur iniciará el viernes la temporada después de que durante dos semanas no se registraron más de 30 casos de COVID-19. (AP Photo/Ahn Young-joon, File)
En foto de archivo del 24 de octubre del 2019 el equipo Suwon Samsung Bluewings ante el equipo japonés Japanese Kashima Antlers en la semifinal de la Liga de Campeones de Asia. El 7 de mayo del 2020 la liga de Corea del Sur iniciará el viernes la temporada después de que durante dos semanas no se registraron más de 30 casos de COVID-19. (AP Photo/Ahn Young-joon, File)

SEÚL (AP) — La liga de fútbol de Corea del Sur iniciará su temporada el viernes tres días después de que el béisbol puso en marcha su campaña, en otra señal de que país comienza a regresar a la normalidad tras una serie de extenuantes esfuerzos para contener el coronavirus.

La K-League estaba programada para iniciar el 29 de febrero pero ese día se registraron 909 infecciones del virus, el total diario más alto del país. Después de semanas de extensas pruebas y seguimiento de los contagios, la cantidad descendió a solo un caso desde mediados de abril.

Las autoridades del fútbol han consultado regularmente con los expertos médicos y les recomendaron que si habían menos de 30 casos por día durante dos semanas entonces podrían reiniciar la temporada.

El torneo comenzará con el campeón defensor Jeonbuk Motors enfrentando al Suwon Bluewings el viernes en la noche en la ciudad suroriental de Jeonju.

“Gracias al sacrificado trabajo del personal médico de Corea del Sur y la participación activa de la población en el distanciamiento social, la liga puede comenzar”, dijo el presidente de la liga Kwon Oh-gap a The Associated Press. “También agradecemos a los clubes y a los jugadores que han cooperado completamente en el proceso de preparación”.

Aún así se mantendrán las restricciones. Los aficionados no tendrán permiso de ingresar a los estadios, los cuales fueron construidos para la Copa del Mundo del 2002, con capacidad para más de 40.000 personas. Aunque los dirigentes de la liga esperan que esto cambie en las próximas semanas y no en meses como se creía.

Al partido inaugural del viernes le seguirán tres duelos el sábado: el Ulsan Horangi, subcampeón del 2019, recibirá al Sangju Sangmu; Incheon United enfrenta al Daegu FC y Gwangju se medirá con el Seongnam. La primera fecha concluirá el domingo con el Pohang Steelers jugando ante el Busan I’Park y FC Seoul de visita al Gangwon FC.

Aunque Corea del Sur ha tenido éxito conteniendo al virus —el país ha reportado 1.810 casos de COVID-19 y 256 muertes— reconocen que los casos podrían resurgir en cualquier momento.

La liga de 12 equipos, que pagó por 1.100 pruebas para sus jugadores y personal a finales de abril y que dieron negativas, acortó la temporada de 38 a 27 fechas. Podría reducirse a 22 partidos de ser necesario.

“Nuestra meta es mantenerse pendiente a la situación y terminar la temporada sin contratiempos”, dijo Kwon. “Si hay un caso del virus en un equipo durante la campaña, ese equipo y el equipo al que enfrentaron tendrán que parar al menos dos semanas”.

Con el fútbol prácticamente suspendido en todo el mundo debido a la pandemia, la liga surcoreana vendió los derechos internacionales de transmisión a más de 10 países.