Fútbol para Todos: el juez Rafecas sobreseyó a 20 exfuncionarios y empresarios

Hugo Alconada Mon

A pesar de todo lo que salió a la luz en Estados Unidos, el juez federal Daniel Rafecas no encontró evidencias en la investigación local y dispuso el sobreseimiento de los veinte acusados en el capítulo argentino del FIFAgate, combinado con los derechos televisivos del programa Fútbol para Todos (FPT). Entre ellos, los exjefes de Gabinete del kirchnerismo Aníbal Fernández y Juan Manuel Abal Medina.

Rafecas desestimó por "inexistencia de delito" la denuncia que había presentado la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) y sobreseyó también al entonces máximo responsable de FPT Gabriel Mariotto y al otrora CEO de Torneos Alejandro Burzaco -quien declaró como arrepentido en Nueva York y confesó el pago de coimas-, junto a otros 16 acusados.

La Procelac había denunciado una presunta maniobra delictiva protagonizada por los entonces funcionarios que, en connivencia con Burzaco y otros ejecutivos de Torneos y Competencias, se habrían confabulado para defraudar al Estado nacional por unos US$33 millones, destinados al pago de sobornos y su posterior lavado. Basado en un peritaje, sin embargo, Rafecas descartó que la operatoria "hubiese estado orientada a generar un perjuicio patrimonial a la administración pública", y remarcó que "tampoco se ha advertido que la conducta desplegada haya tenido como meta -con independencia de la independencia de daño para el erario público- el beneficio del particular".

En una resolución de 219 carillas, Rafecas sobreseyó también al excoordinador de FPT Pablo Paladino y a Ana Malecki, Silvina Arancibia, Juan Miguel Ripoll, Leonardo Elleberg, Alberto Pomato, Marcelo Bombau, Bruce Barret Churchill, Daniel Alejandro Nofal, Alejando Burzaco, Jacobo Bracco, Michael Alan Hartman, Eduardo De Abelleyra, William Langden Wedum, Carlos José García, Frederick Vierra y Ronald Kolders. El sobreseimiento masivo llegó más de cuatro años y medio después de que estalló el escándalo mundial FIFAgate, por el que los máximos responsables del fútbol mundial fueron detenidos y condenados, mientras que Burzaco selló un acuerdo con la Fiscalía de Nueva York y confesó cómo pagó sobornos. Así fue cómo Burzaco testificó en Manhattan cómo, en el caso de la Argentina, las coimas las recibieron Paladino y su asesor Jorge Delhon, mientras que un colaborador suyo, Eladio Rodríguez, registraba esos sobornos bajo el nombre de "Cristina" en "hojas de cálculo".

Al igual que en los casos Siemens u Odebrecht, en los que arrepentidos confesaron el pago de sobornos a funcionarios argentinos, la Justicia argentina no avanzó. Al contrario, Rafecas descartó incluso la "existencia de un obrar criminal". La decisión de Rafecas, quien suena ahora como candidato a asumir al frente de la Procuración General, complementa así la que adoptó su colega Claudio Bonadio en octubre de 2016, cuando rechazó el pedido de extradición del exhombre fuerte de la Conmebol Eduardo Deluca y los empresarios Hugo y Mariano Jinks, requeridos por la Justicia de Estados Unidos.