Una Félix hace ruido en Europa

César Huerta

CIUDAD DE MÉXICO, enero 22 (EL UNIVERSAL).- El nombre de María Félix sonará de nueva cuenta en Europa, pero no será por la estrella de la Época de Oro del Cine Mexicano, sino por su sobrina nieta, que ha seguido sus pasos y quien estará en el Festival de Cine de Rotterdam con una historia de tintes rulfianos.

María del Carmen Félix protagoniza "Antes que lleguen los zopilotes", cinta donde interpreta a una mujer que provoca la muerte de un hombre y, junto con su viuda, emprende un viaje donde los deseos se enfrentan con la soledad.

La ópera prima de Jonás N. Diaz formará parte de la sección Big Screen Competition, cuyo objetivo es combinar cine popular, clásico y de autor, además de poner títulos a consideración de distribuidores internacionales.

"Es una historia extraña que tiene toques de realismo mágico y va sobre Tuza, una pescadora que siempre ha viajado con Justino y están en una casa cerca de un lago", comenta Jonás.

"El espectador ve la casa, pero no ve el lago, sólo escucha las ranas, todos esos sonidos de la naturaleza; entonces ella empieza a pensar que quizá no es un lago, que quizá el agua es más firme, que el aire está más seco y en la búsqueda de ese universo Justino se ahoga y ellas tienen que buscarlo", agrega.

"Antes que lleguen los zopilotes" fue filmada entre diciembre de 2019 y enero de 2020, semanas antes del arribo de la pandemia, pero por ser de corte independiente, tardó más de dos años en su posproducción.

Se realizó con apenas 300 mil pesos de presupuesto, echando mano de muebles y ropa propiedad de familiares y amigos, así como una sola locación.

El fotógrafo (Rigel García) iluminaba con cuatro lámparas la cabaña construida en la azotea de un inmueble cercano al cruce de Viaducto e Insurgentes en la Ciudad de México.

Félix, sonorense de 39 años y quien fue reina de belleza de su entidad, comenzó su carrera actoral en 2007, pero ha sido en el último sexenio donde ha explotado frente a cámaras en producciones como la serie "Malverde: el Santo Patrón".

En "Antes que lleguen los zopilotes", comparte créditos con Francisco Pita y Tsayamhall Esquivel.

La historia se ejecutó en blanco y negro por cuestiones creativas y como homenaje a la Época de Oro; en cuyo look visual la neblina además juega un papel preponderante.

En México, esperan la respuesta de dos festivales a los que han aplicado y en el certamen holandés, en donde la premier se llevará a cabo el próximo día 30; el cineasta ya tiene citas con posibles compradores.