La familia de exvicepresidente paraguayo critica al Gobierno tras 4 meses cautivo

Agencia EFE
·3  min de lectura

Asunción, 6 ene (EFE).- La familia del exvicepresidente Óscar Denis, de 74 años y secuestrado hace 120 días por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), criticó este miércoles al Gobierno por la falta de resultados, así como por no autorizar la cooperación de la Cruz Roja Internacional en busca de su liberación.

"Hoy se cumplen cuatro meses del secuestro de nuestro padre, Óscar Denis. Son 120 días de cautiverio de un hombre a quien le arrebataron su libertad, su paz y le alejaron de su familia", afirmó Beatriz Denis, una de las hijas, en un mensaje leído ante los medios en su residencia de la ciudad de Concepción (norte).

Denis fue secuestrado por varios hombres armados el 9 de septiembre pasado cuando viajaba en el vehículo con el que había salido de su estancia ganadera, entre los departamentos de Concepción y Amambay.

La familia aseguró semanas después que cumplió las exigencias comunicadas por carta por el EPP para su puesta en libertad, consistente en el reparto de víveres y pertrechos por valor de dos millones de dólares entre 40 asentamientos campesinos.

La otra exigencia del EPP fue dirigida al Gobierno, la liberación de Carmen Villalba, con una larga condena por secuestro y referente histórica de la guerrilla, una condición que desde el Ejecutivo calificaron de inviable.

El mes pasado la familia solicitó al Gobierno que preside Mario Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado, la cooperación de la Cruz Roja Internacional.

En ese sentido, Beatriz Denis dijo hoy que el Gobierno "no ha dado el respaldo de aprobación, tan siquiera respuesta alguna" sobre las razones por las que el organismo "no podría cooperar con la familia.

"Cruz Roja Internacional a la fecha no ha podido ingresar aún al país para cooperar", acotó sobre esa solicitud realizada "en el ámbito de la protección y asistencia humanitaria a fin de aliviar el sufrimiento humano".

Por contra, destacó el apoyo de autoridades de la Iglesia Católica por la formación en la pasada Navidad de una mesa de solidaridad para recabar información sobre los secuestrados.

"Ojalá que otras instituciones y organizaciones se vayan sumando para que esto sea una verdadera causa nacional", señaló la hija del exvicepresidente al resaltar la solidaridad de los paraguayos a través de mensajes de apoyo en la redes.

LA DETENIDA DEL EPP

Beatriz Denis señaló que tampoco han recibido informaciones que puedan conducir al paradero de su padre tras la detención el 23 de diciembre pasado de Laura Villalba, hermana de Carmen Villalba y de Osvaldo Villalba, considerado el actual jefe militar del grupo.

La familia ha intentando sin éxito entrevistarse con Laura Villalba, identificada por las autoridades como miembro del EPP y pareja de Esteban Marín, uno de los tres integrantes del grupo armado abatidos el 21 de noviembre pasado en un enfrentamiento con la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).

La Fiscalía señaló a Marín como el líder de la columna que secuestró a Denis, del opositor Partido Liberal y vicepresidente del país entre 2012 y 2013.

En el momento del secuestro, el político retirado estaba acompañado de un peón de su estancia, que fue liberado días después.

El secuestro se produjo pocos días después de un criticado operativo de la FTC en el que murieron dos niñas, supuesta hijas de algunos líderes guerrilleros.

TRES SECUESTRADOS

La familia Denis ha hecho causa común con las de otros dos secuestrados de quienes tampoco se tienen noticias.

Se trata del policía Edelio Morínigo, secuestrado en 2014 por el EPP, cuando participaba en una partida de caza en el norte del país, y del ganadero Félix Urbieta, llevado a la fuerza en su casa en 2016 por una escisión de ese grupo armado.

"No nos cansaremos de reclamar y exigir al presidente y autoridades nacionales de que hagan cumplir la Constitución Nacional garantizando la libertad la seguridad y la paz de todos los que habitamos esta patria", dijo al respecto Beatriz Denis.

El Gobierno atribuye al EPP, fundado en 2008, unos 80 asesinatos, junto a secuestros y ataques a estancias agropecuarias.

El EPP, que dice actuar en nombre del campesinado pobre, tendría en la actualidad unas dos docenas de miembros, según las autoridades.

(c) Agencia EFE