La extravagante rana bicolor que habita en las tierras amazónicas de Sudamérica

Es cierto que existen multitud de ranas que son peculiares por su singular belleza, pero sin duda, si hay un espécimen que puede destacar por encima del resto, es la rana de hoja amazónica, conocida científicamente como ‘Cruziohyla craspedopus’.

Esta especie de rana, de la familia Phyllomedusidae, posee distintas tonalidades verdosas que contrastan entre ellas, dando lugar a un auténtico deleite visual para nuestros ojos. La Rana de Hoja Amazónica luce pequeñas franjas cutáneas conspicuas en los labios y la pantorrilla y sus dedos de las manos carecen de membranas. Su dorso es de color verde lavanda con puntos blanco-grisáceos dispersos e irregulares, mientras que las superficies ventrales de las franjas son de color amarillo o anaranjado brillante. Sus flancos son amarillos con varias barras verticales de color marrón. En cuanto a su tamaño, los machos adultos miden de 53 a 66 mm y las hembras adultas de 68 a 76 mm de longitud.

Esta rana bicolor se encuentra únicamente en las tierras bajas amazónicas de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia ya que habita generalmente en bosques primarios pasando la mayor parte de su vida en el dosel del bosque, descendiendo únicamente para iniciar su actividad reproductiva. Dicho comportamiento provoca que este tipo de rana sea muy difícil de detectar, un hecho que la hace aún más especial y singular.

En cuanto a su reproducción, se propaga a través de pequeños renacuajos que se desarrollan en las cavidades de troncos huecos con agua o en pequeñas pozas. Su crecimiento es más propicio en las raíces de un árbol caído que posea agua acumulada o en pequeñas pozas del interior del bosque, depositando siempre los huevos sobre el agua. Las puestas son pequeñas, de 14 a 21 huevos, cuya eclosión tarda de 11 a 15 días aproximadamente. Esta especie se reproduce a lo largo del año, seleccionando el lugar y el momento climatológico más adecuado para el desarrollo de sus crías.