Mueren 2 reporteros españoles tras emboscada en Burkina Faso

SAM MEDNICK y ARITZ PARRA
·3  min de lectura
Un soldado herido está tendido en una cama en un hospital militar de Uagadugú, la capital de Burkina Faso, martes 27 de abril de 2021. Dos ciudadanos españoles han muerto en una emboscada en el este de Burkina Faso, dice el gobierno español (AP Foto/Sam Mednick)

UAGADUGÚ, Burkina Faso (AP) — Dos periodistas españoles y el director irlandés de una fundación para la defensa de la vida salvaje murieron en una emboscada en Burkina Faso, informaron el martes el gobierno español y las autoridades del país africano.

Los dos periodistas estaban trabajando con el director de la fundación en un documental sobre cazadores furtivos en un parque nacional fronterizo con Benín cuando fueron atacados por hombres armados el lunes, precisó la ministra española del Exterior, Arancha González Laya, en una conferencia de prensa en Madrid.

Los españoles fueron identificados como David Beriáin, de 44 años, y Roberto Fraile, de 47, dijeron miembros de la organización Reporteros sin Fronteras que representan a las familias de los dos reporteros.

Beriáin estaba realizando una investigación preliminar para un proyecto documental sobre cómo las autoridades de Burkina Faso están abordando el problema de la caza furtiva, enfocándose también en las comunidades que viven en el parque, según el productor de contenido de medios Movistar Plus.

La compañía identificó a la víctima irlandesa como Rory Young, director de la organización Chengeta Wildlife Foundation.

En el momento del ataque, los tres hombres viajaban con una patrulla contra la caza furtiva de unas 40 personas, precisó la ministra española. “Es una zona peligrosa zona de operación habitual de terroristas, bandidos y yihadistas”, afirmó.

El gobierno irlandés dijo que estaba al tanto de los informes y que mantenía contactos con sus socios internacionales acerca de la situación en el terreno.

La AP tuvo acceso a un mensaje de audio en el que supuestamente un grupo yijadista conocido como JNIM, vinculado con Al Qaeda, reivindicó el ataque. “Matamos a tres personas blancas. También conseguimos dos vehículos con armas y 12 motocicletas”, dice la grabación.

La unidad especial del ejército dedicada a la protección de la vida silvestre sufrió la emboscada cuando viajaba con los extranjeros a 15 kilómetros (9 millas) de su base en la ciudad oriental de Natiaboni, dijo Yendifimba Jean-Claude Louari, alcalde de Fada N’gourma, a The Associated Press.

Dos soldados resultaron heridos en el ataque y evacuados a un hospital militar en Uagadugú, la capital. Un militar sufrió heridas en una pierna y el otro en un brazo, que debió ser amputado, dijeron personas al tanto de lo sucedido que hablaron bajo la condición de anonimato por no estar autorizados a hablar con la prensa. Durante el ataque, dijeron, los soldados trataron de proteger a los extranjeros, pero al finalizar el tiroteo advirtieron que habían desaparecido.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, envió el pésame a los familiares y amigos de los reporteros en un tuit. “Nuestro reconocimiento a quienes, como ellos, realizan a diario un periodismo valiente y esencial desde las zonas de conflicto”, afirmó.

Los extranjeros habían estado viajando con los guardaparques desde hacía una semana aproximadamente, dijeron los soldados. Los guardaparques estaban realizando su primera misión en el Parque Nacional Arly después de terminar un programa de capacitación contra la caza furtiva de seis meses.

Desde principios del 2000, las milicias locales han desarrollado una industria del secuestro en la región del Sahel, la vasta zona al sur del Sahara que abarca el África occidental. Cinco rehenes extranjeros siguen desaparecidos, incluidos los dos secuestrados en Burkina Faso, dijo el analista Heni Nsaibia.

___

Parra reportó desde Madrid.