La extenuante vida de una mujer alérgica al agua: "Es como si me estuviera quemando"

LA NACION

Por increíble que parezca, una mujer es incapaz de poder disfrutar de algo tan imprescindible como el agua sin experimentar dolor: desde disfrutar de una ducha, tomarla o estar una tarde bajo la lluvia.

La penicilina, la historia de un descuido que provocó primer antibiótico de la humanidad

Rachael Fetter tiene 23 años, es veterinaria, vive en Idaho, Estados Unidos, y es alérgica al agua. Durante años se levantó con una esperanza que siempre se le negaba: estar en contacto con el agua sin sufrir dolor.

Llegó a consultar con distintos médicos para que la ayudasen a definir un diagnóstico, que se lo dieron en julio de 2019. Antes de eso se había sometido a dos biopsias en la piel. Ahora sabe que pertenece a una las 50 personas en el mundo que sufren de un trastorno llamado urticaria acuagénica.

"En un primer momento pensé que era por culpa del jabón. Probé usar uno de otra marca, pero cada vez que me duchaba, me salía urticaria. El dolor empeoró con el tiempo y siempre terminaba llorando", dijo, citada por Daily Mail.

Sin embargo, ella asegura que se sintió aliviada al tener una certeza de su condición y conocer qué ocurría con su cuerpo. "Me sentí aliviada porque tenía respuesta y sabía que no estaba sola", reconoció.

Sin embargo, debido a su alergia, Rachael no puede bañarse más de dos veces a la semana y siempre debe tomar analgésicos antes de entrar en contacto con el agua para aliviar los dolores.

"Siento como si me estuviera quemando", confiesa cuando se le consulta sobre la sensación cuando el agua le toca la piel, que de inmediato le causa una erupción de color rojo brillante.

Ella reconoce que "no importa si el es agua fría o caliente", aunque aclara que la mayoría de sus duchas son frías "porque el agua caliente empeora aún más las cosas".

Además, la joven no puede beber más de media taza de agua de una vez si no quiere sufrir problemas de estómago. Incluso hasta los paseos con su perro también le perjudican, ya que su propio sudor le provoca una reacción epidérmica.

Con respecto de su futuro, la mujer aclara: "Espero que un día me cure, pero hasta entonces seguiré tomando mis medicamentos y estando lo más seca que pueda. Me siento frustrada con mi cuerpo, pero sé que lo hago lo mejor que puedo", confesó.