El exsacerdote Parrales, de 79 años, culpable por traición a la patria en Nicaragua

·3  min de lectura

Managua, 27 abr (EFE).- El antiguo sacerdote diocesano defensor de la teología de la liberación Edgard Parrales, de 79 años, fue declarado culpable por delitos considerados traición a la patria en Nicaragua, informó este miércoles el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

El exsacerdote, que fue embajador de Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) y ministro de Bienestar Social durante el primer régimen sandinista (1979-1990), que también encabezó el actual presidente Daniel Ortega, fue declarado culpable por los delitos de cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas a través de las tecnologías de la información y la comunicación, indicó el Cenidh en una declaración.

Parrales, que se encuentra privado de la libertad desde el 22 de noviembre de 2021 y en detención domiciliar desde el 26 de febrero pasado, fue declarado culpable por la jueza Nadia Camila Tardencilla Rodríguez, titular del Juzgado Segundo de Distrito Penal de Managua.

Tardencilla es hija del exguerrillero, exdiputado y último embajador de Nicaragua ante la OEA, Orlando Tardencilla.

"En esta farsa judicial se volvió a repetir el trato cruel contra los presos políticos que se encuentran con arresto domiciliar. Al Dr. Edgard Parrales lo trasladaron al Chipote (una prisión preventiva de la Dirección de Auxilio Judicial), lo metieron a una celda, le pusieron uniforme de preso y lo llevaron a la sala de juicio con bridas", denunció la organización humanitaria.

Según el Cenidh, Parrales "declaró como testigo en causa propia", en la que "demostró su inocencia y señaló con toda autoridad moral, que el responsable de la tragedia en Nicaragua es Daniel Ortega".

El exsacerdote fue arrestado en noviembre pasado luego de brindar una entrevista a un canal de televisión local, en la que analizó la decisión de Nicaragua de denunciar la Carta de la OEA, el documento fundacional de 1948, en la que solicitó su salida de ese organismo tras rechazar la legitimidad de las elecciones en el país centroamericano.

Parrales, quien tiene padecimientos de salud crónicos, por la falta de intestino grueso y una hernia en el estómago, fue enviado a régimen de arresto domiciliario el 26 de febrero pasado tras la muerte del exguerrillero histórico sandinista Hugo Torres, bajo custodia policial, por causas aún desconocidas.

La detención de Parrales ocurrió en medio de una ola de arrestos en el marco de las elecciones presidenciales del 7 de noviembre, que llevaron a la cárcel a más de 40 líderes opositores, críticos de Ortega y profesionales independientes, incluyendo a siete disidentes que aspiraban a competir por la Presidencia.

Parrales es el único religioso que continúa con vida de los cuatro sacerdotes que el papa Juan Pablo II suspendió "a divinis" en 1984, junto con el poeta trapense Ernesto Cardenal, el educador Fernando Cardenal y el excanciller sandinista Miguel D'Escoto, por adscribirse a la Teoría de la Liberación, suspensión que fue levantada en 2014.

El presidente Ortega ha tildado a los opositores encarcelados y juzgados de "traidores a la patria", "criminales" e "hijos de perra de los imperialistas yanquis".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.