Los expresidentes del PP niegan la existencia de una “caja B” en el partido

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 24 mar. (EFE).- Los expresidentes conservadores del Gobierno español y ex líderes del Partido Popular (PP) José María Aznar y Mariano Rajoy, rechazaron este miércoles la existencia de una "caja B" en esa formación y haber cobrado remuneraciones con dinero opaco del partido.

Aznar, presidente del PP de 1990 a 2004 y del Gobierno de 1996 a 2004, y Rajoy, que lideró el partido de 2004 a 2018 y presidió el Ejecutivo español de 2011 a 2018, declararon hoy como testigos y por videoconferencia en el juicio sobre la contabilidad opaca de esta formación, uno de los dos grandes partidos de España, junto al PSOE (socialistas).

Con ese dinero "B" presuntamente se habría pagado los 888.000 euros, en torno a un millón de dólares, que costó la reforma de la sede central del PP, además de abonar sobresueldos a sus dirigentes.

Este caso surge a raíz de la publicación de los llamados "papeles de Bárcenas", anotaciones del extesorero del partido, Luis Bárcenas, sobre su contabilidad paralela, que él mismo propició que salieran a la luz en 2013, y en los que aparecen los principales dirigentes del PP como supuestos perceptores de retribuciones con ese dinero opaco.

AZNAR Y RAJOY NIEGAN UNA CAJA B

"Jamás he recibido un sobresueldo", fue la respuesta tajante José María Aznar en su comparecencia en este juicio, con lo que el expresidente del Gobierno se desvinculó de las siglas J.M. que aparecen en varios apuntes de abril a julio de 1990 en los famosos "papeles de Bárcenas".

Respecto a la contabilidad paralela en su partido afirmó: "no he conocido más contabilidad que la oficial".

"No sé lo que han hecho los demás ni me importa, ni sé lo que hicieron mis sucesores ni me interesa", prosiguió a las preguntas de una de las acusaciones.

Aznar, referente político en el PP, declaró hoy por primera vez ante los tribunales por un caso de corrupción en su partido, no así su sucesor como líder del partido, Mariano Rajoy, que tuvo que declarar en julio de 2017, cuando aún era presidente del Gobierno, en otro juicio por corrupción.

Fue en el llamado "caso Gürtel", una red vinculada al Partido Popular, en la que empresarios pagaban comisiones a cambio de concesiones por parte de organismos públicos, y en esa ocasión también negó la existencia de una contabilidad opaca.

En la declaración de hoy, Rajoy aseguró que "es absolutamente falso" que cobrara del partido en dinero negro y que "no hay ninguna caja B del PP", sino que "habrá unos papeles de Bárcenas" que él "tendrá que explicar".

Y respecto a la acusación del extesorero de que había triturado documentación sobre esa caja B, insistió: "nunca he triturado lo que nunca he tenido en mis manos", e indicó que conoció esas anotaciones al publicarse en los medios en 2013, de modo que es "metafísicamente imposible" que los pudiese destruir.

EL EXTESORERO QUE DESTAPÓ LA CAJA B

El juicio en el que hoy declararon Aznar y Rajoy comenzó el pasado 7 de febrero, con Bárcenas como principal acusado, en el que el extesorero se enfrenta a cinco años de prisión, que sumaría a los 29 años que ya cumple tras su condena en el "Caso Gürtel".

En su declaración ante el tribunal el pasado mes de febrero, Bárcenas afirmó que los exresponsables del partido conocían esa contabilidad opaca y muchos de sus dirigentes cobraron sobresueldos de ella.

Pero puso el foco en Rajoy, de quien dijo que estaba al tanto de todo y que incluso lo grabó destruyendo unas hojas con esa contabilidad a la vez que le recriminaba que guardase esos documentos.

Sin embargo, ni esa grabación ni los famosos "papeles" se mostraron ante los tribunales y Bárcenas afirma que una operación dirigida y financiada desde organismos oficiales durante el mandato de Rajoy se puso en marcha para robarle las pruebas, cuestión que aún está por juzgar.

La vinculación con la corrupción le costó al Partido Popular perder el Gobierno en 2018, después de que triunfara en el Congreso una moción de censura presentada por los socialistas, tras ser condenado ese partido por lucrarse de la trama Gürtel.

La sombra de la corrupción lastra todavía al PP y la dirección actual tiene que afrontar el juicio que ahora se desarrolla, en el que están declarando como testigos los principales exdirigentes del partido, aunque todos negaron la existencia de una contabilidad opaca y rechazaron la veracidad de los apuntes contables de Bárcenas.

(c) Agencia EFE