El expresidente sudafricano De Klerk será despedido en un funeral privado

·2  min de lectura

Johannesburgo, 14 nov (EFE).- El recientemente fallecido Frederik Willem de Klerk, último presidente blanco de Sudáfrica y líder que propició el fin del sistema racista del "apartheid", será despedido el 21 de noviembre en una ceremonia privada a puerta cerrada, informaron fuentes de su fundación.

"La Fundación FW de Klerk desea anunciar que la cremación y funeral de F. W. de Klerk tendrá lugar el domingo 21 de noviembre. Será una ceremonia privada para miembros de la familia y no estará abierta a los medios", comunicó esta institución.

La noticia pone fin al debate que se había abierto en estos últimos días en Sudáfrica sobre la conveniencia de otorgar a De Klerk -quien también fue, ya en la era democrática, uno de los dos vicepresidentes del Gobierno de unidad encabezado por Nelson Mandela- un funeral de Estado.

Aunque el Gobierno del presidente Cyril Ramaphosa guardó silencio respecto a esta posibilidad desde un primer momento, numerosas personalidades del país se habían manifestado abiertamente en contra.

Grupos políticos como los Luchadores por la Libertad Económica (EFF, por sus siglas en inglés) -partido de extrema izquierda y tercera mayor fuerza del país- habían ido incluso más allá y habían amenazado con convocar protestas si el Ejecutivo optaba por esa fórmula de honor, reservada a las grandes figuras del país y a antiguos jefes de Estado.

De Klerk falleció este jueves en su hogar de Ciudad del Cabo a los 85 años a consecuencia de un mesotelioma, un agresivo tipo de cáncer que afecta al mesotelio, el tejido que recubre los pulmones, el estómago, el corazón y otros órganos.

Presidente de Sudáfrica entre 1989 y 1994, fue el líder que abrió la puerta al desmantelamiento del "apartheid" en 1990, en un escenario de gran presión internacional y sólo después de más de cuatro décadas de opresión total para la mayoría "no blanca" del país.

Pese a ese logro y a su desempeño político ya en democracia, su legado es todavía controvertido en la nación austral africana, donde la herencia del "apartheid" continúa aún muy presente en forma de grandes desigualdades socioeconómicas.

A De Klerk se le recrimina, por ejemplo, haber tratado de justificar los principios segregacionistas o incluso de negar que el "apartheid" fuera un crimen de lesa humanidad hasta sus últimos años.

En un mensaje en forma de vídeo póstumo difundido por su fundación el día de su fallecimiento, De Klerk expresó como "último mensaje" al pueblo sudafricano que reiteraba su petición de disculpas por el daño causado por aquel brutal régimen racista.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.