El expresidente Rajapaksa regresa a Sri Lanka dos meses después de su huida

·2  min de lectura

Colombo, 3 sep (EFE).- El expresidente de Sri Lanka Gotabaya Rajapaksa regresó a la nación isleña este sábado, casi dos meses después de verse obligado a salir del país y renunciar al poder por una ola de manifestaciones desatadas por la grave crisis económica.

Rajapaksa aterrizó en el Aeropuerto Internacional Bandaranaike de Colombo minutos antes de la medianoche y fue recibido por los ministros Tiran Alles y Prasanna Ranatunga, afirmaron a Efe fuentes de la base aérea, que pidieron el anonimato.

El expresidente se vio obligado a huir de su residencia oficial en el corazón administrativo de Colombo cuando miles de personas asaltaron el palacio presidencial el pasado 9 de julio, el punto álgido de meses de manifestaciones contra el Gobierno por la debacle económica que ha sumergido a la nación en la peor crisis de su historia.

Cuatro días después, el 13 de julio, el exmandatario abandonaba Si Lanka, llegando a desplazarse al menos a tres países a la espera de poder volver a la nación isleña.

Rajapaksa pasó en primer lugar a Maldivas, desde donde voló a Singapur en compañía de su esposa y dos guardaespaldas. Casi un mes después, al término de su visado singapurense, el político partió a Tailandia, donde se encontraba hasta ahora.

Conocido como "terminator" por su rol en la guerra civil contra los Tigres Tamiles, Rajapaksa se mantuvo oficialmente en el poder dos semanas después de abandonar el país, lo que le garantizó abandonar la isla y llegar a Singapur con privilegios de jefe de Estado.

Desde allí envió una carta de renuncia al Parlamento, dejando un vacío de poder que poco después, y en parte con el apoyo de su formación, con mayoría en la Cámara, pasó a ocupar Ranil Wickremesinghe, antiguo primer ministro de su administración.

El actual Gobierno esrilanqués había asegurado anteriormente que el exmandatario podía volver a la nación pero que esto debía ser "en el momento correcto".

Rajapaksa regresa un día después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciara un preacuerdo con Sri Lanka para otorgar a la nación un programa de rescate por 2.900 millones de dólares que le permita reestablecer el equilibrio fiscal.

Sin embargo, el FMI advirtió que para obtener los préstamos necesarios es fundamental la estabilidad política en la isla.

A consecuencia de la crisis y del impago de la deuda exterior del país, los esrilanqueses ha sufrido una escasez crítica de combustible y alimentos, así como otros productos esenciales como medicamentos, lo que contribuyó a la ola de manifestaciones.

(c) Agencia EFE