Expresidente paraguayo prevé una negociación más llevadera con Lula sobre Itaipú

Asunción, 16 nov (EFE).- El expresidente paraguayo Nicanor Duarte (2003-2008) aseguró este miércoles que cualquier negociación sobre el acuerdo fundacional de la hidroeléctrica binacional de Itaipú será "más llevadera" con el futuro Gobierno del líder progresista Luiz Inácio Lula da Silva, quien asumirá el próximo 1 de enero la Presidencia de Brasil.

"Siempre sostuve que el presidente Lula es amigo del Paraguay", declaró Duarte, quien es el director en Paraguay de la Entidad Binacional Yacyretá, la central hidroeléctrica argentino-paraguaya.

Durante una conferencia de prensa desde el Palacio de Gobierno después de reunirse con el presidente del país, Mario Abdo Benítez, el exmandatario se refirió a la negociación que Paraguay y Brasil prevén sostener en 2023, cuando se cumplen 50 años de la firma del tratado que sentó las bases para construir la hidroeléctrica de Itaipú.

Ambos países podrán renegociar el próximo año el Anexo C del tratado, relativo a las bases financieras y a la prestación de servicios de electricidad.

En ese contexto, Duarte, quien es miembro del oficialista Partido Colorado, destacó que "las mayores reivindicaciones en materia energética en Itaipú" se lograron durante la era del entonces presidente de izquierdas Fernando Lugo (2008-2012), quien en 2019 llegó a un acuerdo con Lula que contemplaba un aumento de los beneficios para el país.

Entre otras, resaltó que en virtud de un acuerdo con Eletrobrás se logró "sacar de la quiebra financiera" a la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) y que Paraguay accediera a la energía más barata, por cuenta de una tarifa que se mantuvo durante 15 años.

En agosto pasado, ambos países anunciaron un acuerdo para rebajar un 8,2 % la tarifa para este año de la energía generada por Itaipú, la primera reducción de este tipo desde 2009.

La parte brasileña defendía establecer un valor de 18,97 dólares por kilovatio, mientras que la paraguaya apostaba por mantener los 22,60 dólares por kilovatio, "ampliando el valor disponible para gastos de explotación", según una nota difundida entonces por el Ministerio de Minas y Energía brasileño.

(c) Agencia EFE