Oposición dice que Cartes mueve los hilos de la Justicia en Paraguay

Agencia EFE
·4  min de lectura

Asunción, 29 ene (EFE).- El expresidente Horacio Cartes (2013-2018) aparece como la persona que mueve los hilos de la Justicia paraguaya en la interpretación del Partido Liberal, el mayor de la oposición, que le señala como inductor en la sombra del encarcelamiento de su líder, Efraín Alegre, en prisión preventiva desde anoche.

El relato liberal, reiterado por Alegre antes de su ingreso en la Agrupación Especializada, de la Policía Nacional, por supuestas irregularidades en los gastos en la campaña electoral de 2018, extiende el poder de Cartes a la Fiscal General del Estado, Sandra Quiñónez.

Quiñónez fue nombrada durante el gobierno de Cartes, dueño de una de las mayores fortunas de Paraguay e influyente dirigente del gobernante Partido Colorado, cuyo sector es mayoría en la Cámara de Diputados.

La narración tampoco deslinda de una influencia "cartista" a Mario Abdo Benítez, el ganador de las elecciones de 2018 frente a Alegre, y a quien el presidente de los liberales se refiere como el "capataz" de Cartes.

Desde el lado de Alegre se sostiene que Abdo Benítez es un "rehén" de Cartes desde que las dos corrientes del coloradismo que ambos representan, y hasta hace unos meses enfrentadas, sellaran la paz de cara a las municipales de finales de este año.

Una alianza forjada después de que Cartes frenara, mediante los legisladores de su bancada, el impulso de un juicio político a Abdo Benítez en 2018, tras descubrirse un acuerdo secreto energético con Brasil.

JUICIO A LA FISCAL GENERAL

El discurso liberal de una politización y parcialidad política de la Fiscalía y de una Justicia sujeta a los intereses de Cartes fue retomado este viernes por el senador Salyn Buzarquis al instar a legisladores de otros partidos a sumarse a una iniciativa de juicio político a Quiñónez.

Buzarquis agregó que la causa contra Alegre es "un adefesio jurídico" y una "vergüenza" como imagen del país.

El caso se remonta al pasado año, cuando Alegre fue imputado por la Fiscalía por presunta falsificación de una factura presuntamente falsa en compra de combustible que figuró en la rendición de gastos de campaña en el departamento de Alto Paraná, este del país.

La investigación surgió tras la denuncia del propietario de una gasolinera que informó de una venta de 15 dólares apareció luego elevada a 14.800 dólares en la rendición de los operadores liberales de esa región.

Alegre considera que se trata de una causa montada por "una jueza cartista de la mafia", puesto que la ley electoral no autoriza a un candidato a ejercer de administrador en una campaña.

La jueza ordenó la prisión preventiva de Alegre al negarse a cumplir las medidas alternativas a ese extremo impuestas meses atrás.

DOBLE VARA

Al respecto, Buzarquis señaló una doble vara de la Fiscalía y recordó que no ha investigado el millonario proyecto del Metrobús de Asunción, el sistema de transporte paralizado en octubre de 2018, dos meses después de que Cartes dejará el poder.

Dentro de esa acusación de inacción, Buzarquis aseguró que la Fiscalía tampoco está interesada en investigar el asalto policial a la sede liberal en 2017, en el que murió un joven activista.

Ello tras una jornada de protestas en la que una planta del edificio del Congreso fue incendiada por manifestantes que denunciaban el intento de legisladores del "cartismo" para habilitar un segundo mandato presidencial, prohibido por la Constitución, y que habría propiciado un nueva candidatura de Cartes.

Alegre estuvo a la cabeza de las protestas contra ese proyecto de reelección al igual que Abdo Benítez, que buscaba candidatarse a las internas partidarias y las generales, las que ganó al líder liberal, que corrió aliado con la concertación de izquierda Frente Guasu.

EL CASO LULA

Alegre recibió esta mañana al expresidente Fernando Lugo (2008-2012), del Frente Guasu, quien dijo a los medios que el encarcelamiento del liberal supone la ruptura del estado de derecho y equiparó el caso con procesos afrontados por los brasileños Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff o el ecuatoriano Rafael Correa.

Desde algunos sectores del coloradismo se indica que Alegre busca sacar réditos políticos de la causa en momentos en que el Partido Liberal mantiene una importante división interna, con un sector que no reconoce su autoridad.

(c) Agencia EFE