La expresidenta de Madrid absuelta de falsificación de un máster universitario

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 15 feb (EFE).- Un tribunal español absolvió a la expresidenta conservadora de la región de Madrid Cristina Cifuentes, acusada de inducir la falsificación del acta de su trabajo de fin de estudios de un máster universitario cursado entre 2011 y 2012, cuando aún no tenía responsabilidades de gobierno, informaron este lunes fuentes jurídicas.

Según la Audiencia Provincial de Madrid, no se ha probado que Cifuentes "impulsara, sugiriera o presionara" para falsificar el documento, aunque destaca las "incongruencias" de su comportamiento como alumna.

Por el contrario, fueron condenadas las otras dos procesadas por falsedad en el mismo caso: la profesora y asesora de la Comunidad (región) de Madrid Teresa Feito, sentenciada a tres años de cárcel; y la docente Cecilia Rosado, a un año y seis meses.

La Fiscalía pedía tres años y tres meses de cárcel para Cifuentes por instar a que se falsificara el documento oficial que acreditaba que había realizado el trabajo de final del máster de Derecho Autonómico y Local de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Y la misma pena para Feito, y un año y seis meses para Rosado por falsificarlo, aunque con atenuante por haber confesado y colaborado con la Justicia.

Rosado, directora del máster, admitió que creó un acta falsa debido a las presiones de Feito y del catedrático Enrique Álvarez Conde, ya fallecido, que era director del Instituto de Derecho Público que impartía esos estudios.

Las irregularidades académicas fueron desveladas por un digital español -eldiario.es- en marzo de 2018, y el caso tuvo gran repercusión política y mediática.

Cifuentes llegó a exhibir la supuesta acta del trabajo universitario públicamente mientras se negaba a dimitir, como le exigía la oposición política.

Sin embargo, el 25 abril de ese año tuvo que renuniciar, después de que otro medio publicara un vídeo en el que aparecía hurtando unas cremas cosméticas de un supermercado antes de ser presidenta de Madrid (2015-2018), una región de 6,5 millones de habitantes.

"Las sospechas legítimas que pudieran existir -según el tribunal- no se han convertido en prueba suficiente para justificar la responsabilidad de Cristina Cifuentes. Ni consta la presión inductora ni el dominio del hecho, por lo que no se le puede imputar el delito".

Sin embargo, reprocha su actitud, pues ésta reconoció que "nunca fue a clase ni mantuvo contacto con ningún profesor" y se limitaba a entregar trabajos académicos.

Sobre si llegó a defender el trabajo de fin de máster ante un tribunal universitario, la audiencia afirma que "incluso de haberse producido, hubiera sido en extremo inexplicable" porque en 2012 ella figuraba como no presentada. Cifuentes reconoció que simplemente lo entregó.

(c) Agencia EFE