La expo Underground 420 muestra una gran brecha entre los traficantes ilícitos y el cannabis corporativo

·3  min de lectura

Para celebrar el 420, Unkle Mike dio fumadas gratuitas a todo el que quisiera. Usó un pequeño mechero en forma de soplete para calentar una pipa, y extendió un pequeño círculo de cristal que contenía un concentrado de cannabis ceroso para que la gente lo fumara.

Los degustadores dieron una fumada, le dieron las gracias con una sonrisa y siguieron con sus asuntos en el Festival de la Libertad de Bensenville, en Illinois, una exposición “clandestina” para celebrar el 20 de abril, la fiesta informal de la marihuana.

Durante años, Mike Hoseman luchó por la legalización de la marihuana. Mientras hablaba de su intento de legitimar lo que considera una planta beneficiosa, y recordaba haber estado en la cárcel por ello, se enjugaba las lágrimas. Tuvo que irse de Illinois a Michigan para ayudar a cultivar la planta como cuidador de varios pacientes, algo que Illinois no permite.

Al igual que otros asistentes al festival, Hoseman cree que la planta debería ser legal para que cualquiera pudiera comprarla o venderla. “No debería tener que sentirme como un criminal a causa de una planta legal”, dijo. “No deberíamos tener que pedir permiso”.

Desde que Illinois legalizó la venta de la planta en 2020, este fue el primer 420 con pocas restricciones por COVID, lo que dio lugar a una larga lista de eventos 420 en el área de Chicago. Según la ley estatal, no se puede vender marihuana en las exposiciones de cannabis y los festivales 420 y la gente no puede consumirla en público: sólo los dispensarios con licencia pueden venderla, e, incluso entonces, no pueden dejar que la gente vea, toque u huela el producto, lo que a veces le da un aire antiséptico a los procedimientos.

Pero en este y otros eventos clandestinos, los vendedores cubren las mesas con pequeñas cubetas de marihuana verde y aromática para que la gente la inspeccione, la compre, la consuma y la comparta en un ambiente informal y amistoso.

La sorprendente diferencia en las operaciones refleja la tensión existente entre la industria legal, corporativa y mayoritariamente de hombres blancos ricos que mueve miles de millones de dólares y el mercado ilícito e informal, con una mezcla de participantes blancos, afroamericanos, latinos y otros. Con las nuevas licencias de Illinois retenidas en los tribunales, algunos dijeron que se sentían engañados por un sistema que los limita y criminaliza mientras le permite a otros hacer fortunas.

Aun así, las ventas ilegales en Illinois sumaron más de 2,000 millones de dólares en Illinois en 2021, según estimó el analista de mercado New Frontier Data, superando los menos de 2,000 millones de dólares de las ventas legales de alto precio y con muchos impuestos pero probadas en laboratorio.

El Festival de la Libertad, cuya ubicación en un restaurante solo se le reveló a los compradores de entradas, contó con una docena de vendedores de marihuana, pipas, hongos y otros productos.

El organizador del evento, Larry Goone, de Exposure International, dijo que anteriormente ayudó a producir Sexcon en Chicago, pero que recientemente se ha centrado en el cannabis como una enorme subcultura que quiere ayudar a normalizar, incluso si eso significa romper las reglas.

La expo “pretende permitir que las empresas clandestinas y legales se mezclen y encuentren nuevas oportunidades”, dijo.

Uno de los vendedores, Mark Kunicki, propietario de Mr. CBD Chicago, vende productos legales de cáñamo en tiendas de comestibles, gimnasios y otros lugares. Sus marcas incluyen bebidas, comestibles y vaporizadores que contienen CBD no psicoactivo para personas y mascotas, así como THC Delta-8 psicoactivo y otros cannabinoides.

Los productos comunes que contienen cannabis son la forma de introducir a un público más amplio en los beneficios médicos y relajantes de las plantas, dijo Kunicki. Dijo que no bebe alcohol y que intenta romper los estereotipos de los fumadores de marihuana al ser un embajador productivo de la planta.

Si la industria clandestina no encuentra la forma de ampliar su mercado hasta los clientes legales, dijo, será “pisoteada” por las empresas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.